El Grupo de Investigación “Salud y Seguridad en la Montaña” se creó con el fin de investigar en la prevención de los accidentes de montaña desde tres áreas íntimamente relacionadas en la persona en su interacción con el medio: Seguridad en la Montaña, Medicina de Montaña y Aspectos Psicológicos relacionados con la Montaña. Contacto: grupossm@gmail.com
Enlaces:

1- Power Point: JoséRamón_Morandeira-OmManiPadMeHum
https://www.dropbox.com/s/ea3t9re8fluo6ea/Jos%C3%A9Ram%C3%B3n_Morandeira-OmManiPadmeHum.pps?dl=0
Si no puede ver el archivo, enviar correo a grupossm@gmail.com

2- José Ramón Morandeira por Luis Masgrau Gómez, Presidente de la FAM

https://www.dropbox.com/s/eys7x1tff2j7s42/JRMorandeira_Heraldo_8-XI-2012.pdf?dl=0

EXPEDICIONES AL HIMALAYA DEL GRUPO SSM

Expedición Científica Aragonesa "Himalaya 2008"

http://expedicioncientificaaragonesa.blogspot.com.es/

Expedición "Manaslu 2009"

http://grupossm2009.blogspot.com.es/

martes, 25 de mayo de 2010

ANNAPURNA 2010: Un PS3A (Punto Sanitario Asistencial Atípico Avanzado)

HASTA LA VISTA
Resulta que el Señor Ministro y su adlátere el Joint Secretary se han ido de viaje sin firmar nuestro documento. Parece que estarán fuera unos días y, claro, nosotros no podemos seguir esperando aquí. Así que nos volvemos a España.
En cualquier caso, todo está hablado y no parece que haya mayor problema. Tenemos el borrador del escrito, que era el último escollo por superar. Ahora es un mero trámite administrativo lo que queda.
Con el certificado de defunción que firmamos nosotros y el documento del Ministerio, pendiente de firma, el Consulado Español procederá a inscribir la defunción en el Registro Civil Consular, que es donde debe de hacerse. Y todo quedará solucionado. Hemos hablado con la Cónsul esta mañana, con la Secretaría de la Embajada en la India, y con la Delegación de Deportes del Gobierno Balear. Estamos todos conformes en que este es el camino a seguir. En pocos días más estará todo solucionado. Ya no hacemos falta en Kathmandú.
Nos alegra marcharnos porque han llegado las lluvias a Nepal, hace un calor tropical insoportable, todas las tardes hay una tormenta que convierte las calles de Kathmandu en lagunas y, nosotros, tenemos un montón de cosas que hacer en España.
Nos vamos algo insatisfechos por no llevarnos el documento en mano, pero como ya se sabe en estas cosas de la función pública, "las cosas de palacio van despacio". De todas formas, está todo encarrilado, aunque ha costado.
A Tolo, lo llevaremos siempre con nosotros. Adiós, Nepal. Adiós, Kathmandú. Hasta la vista.

lunes, 24 de mayo de 2010

DRUMS, BAGS AND, OF COURSE, MINISTRY

Hemos pasado el día organizando nuestros bidones (drums) y el de Tolo, preparando los listados para la aduana (packing list) y haciendo los petates. Aunque nos ha mantenido muy entretenidos, no hemos dejado de pensar en que nos tenían que llamar del Ministerio. Siguiendo la técnica del “mosigón”, hemos llamado a las nueve, a las once, a la una y a las cuatro. Por fin, en el último contacto telefónico, nos han dicho que podíamos pasar a ver el borrador del documento. Hemos cogido un taxi disparados, y a las cuatro y media ya lo estábamos leyendo. Nos ha parecido bien; aún así, hemos hecho una foto para enviar el borrador a la Embajada de Espana en la India y que nos dijeran si era suficiente para acreditar la muerte de Tolo. Dos horas después hemos recibido la respuesta de Cristobal Alvear, que se ocupa de este asunto mientras la Cónsul, Laura Oroz, está ausente de la Embajada:

Estimada María Antonia

Estudiado el borrador que nos ha enviado, lo consideramos suficiente para la inscripción de la defunción de Bartolomé Calafat en el Registro Civil Consular de la Embajada de España en Nueva Delhi, registro español competente para la inscripción de esta defunción.

Seguimos a su disposición. Un saludo,

Cristóbal Alvear

Consular Section/Sección Consular
Embassy of Spain/Embajada de España

El borrador ahora está pendiente de la firma y sello del Ministerio. Nos han dicho que mañana, sobre las 12:30 lo tendremos. Está claro que vamos a estar en vilo hasta el último momento. Ya se sabe como funciona la administración pública, “por qué hacerlo fácil, pudiendo hacerlo difícil”.

domingo, 23 de mayo de 2010

MINISTRY OF TOURISM

Recogiendo frutos de la cena de ayer, hemos empezado la jornada a buena hora esta mañana, constituyéndonos en una especie de “Comité de agitación y propaganda” de nuestra expedición, para recoger firmas de apoyo para nuestra causa, incluida la de Edurne que, en esos momentos, estaba siendo duramente examinada por Miss. Hawley, juez oficial del ascensionismo himalayo, que ha dado por buenas las catorce ascensiones de Edurne, mientras que la de Miss Oh al Kangchenjunga sigue “disputed”, con lo que el debate está abierto. De momento, parece claro que la primera mujer que ha demostrado sin trampa ni cartón haber ascendido a los catorce ochomiles del planeta, es nuestra tolosarra, Edurne Pasabán. Así que nada: ¡AUPA, EDURNE! y la china al Kangchen.
Esta mañana, por fin, hemos ido al Ministerio de Turismo, donde nos han atendido con bastante buena predisposición. Máxime, habida cuenta que llevábamos de cicerone a Parasuram, funcionario del susodicho Ministerio, que trabaja también en Thamserku y que, como es lógico, se mueve en la estructura ministerial como “Pedro por su casa”. Había en la reunión un funcionario joven con cara de malas pulgas y muy “peguero”, pero con la ayuda y buena disposición de los demás, lo hemos convencido. Creemos que mañana tendremos un documento oficial lo suficientemente válido como para volver a España con total tranquilidad para los intereses de la familia de Tolo. De todas formas, estamos a la espera y antes de lanzar las campanas al vuelo, queremos leer los términos en los que redactan el documento.

FOTO 1: Edurne con Miss Hawley
FOTO 2: Con Parasuram en la Delegación del  Ministerio

sábado, 22 de mayo de 2010

MOVIENDO CONTACTOS

 Resulta que Thamserku ha organizado una fiesta para celebrar los 14 ochomiles de Edurne a los que ha dado soporte técnico. Nos habían invitado repetidas veces a dicha fiesta, de forma insistente, aunque habíamos presentado nuestras excusas, pensando que estaríamos volando hacia España. Pero, al retrasar nuestra vuelta por el asunto de los papeles de Tolo, no nos podíamos negar, dadas las magníficas relaciones que mantenemos con THAMSERKU, Edurne y su grupo.
Así que hemos ido a la fiesta, para la que nos hemos preparado aprisa y corriendo, cuando nos han traído las invitaciones esta mañana, y hemos visto que era un “jolgorio por todo lo alto”, cosa que, a la Dra. Nerín le ha producido especial sobresalto al cogerla “sin trapos y con estos pelos”. Aunque al final, se “ha apañado” bien. En realidad, la fiesta ha sido una demostración de fuerza de Thamserku, en uno de los mejores hoteles de Kathmandú, presidida por el Ministro de Turismo y Aviación Civil del Nepal, muy orgulloso de que la, en teoría, primera mujer que sube sin discusión de ningún tipo a los catorce ochomiles, lo haya hecho con el apoyo de una empresa de su país. Nos ha venido fenomenal, ya que hemos podido mover una serie de contactos que para la reunión de mañana en el Ministerio, van a ser importantes.

Gestiones socio-políticas aparte, hay que decir que la fiesta ha sido un exitazo de asistencia, público y responsables institucionales del país, con mogollón de periodistas, incluidos algunos los de los medios específicos montañeros de España. Todo el himalayismo que hay estos días en Kathmandu, se encontraba allí. Y hemos disfrutado, claro, pese a que, para no perder las costumbres del país, ha empezado una hora más tarde de lo previsto. La intervención de Edurne ha sido de lo más emotiva, hemos hecho grandes esfuerzos por no llorar; unos por no dar el espectáculo, en mi caso porque llevaba un kilo de henna en los ojos y hubiera sido un desastre. Hemos visto todas sus fotos de cima en estos diez años que ha perseguido su proyecto de los 14 x 8000, ha recordado a amigos, compañeros de cima, a sus sherpas, y a sus padres –que también estaban presentes-. Han tomado la palabra el Presidente de la Federación Nepalesa de Montañismo, el Presidente del Nepali Tourism Board, el Joint Secretary del Ministerio, y ha clausurado el acto el Ministro de Turismo, considerándola una embajadora del país de excepción. Se han deshecho en elogios para Edurne y su equipo, les han impuesto a todos unos khada preciosos, y a Edurne la han cubierto de flores. Se lo merecen. No ha quedado ninguna duda de lo mucho que la aprecian en Nepal. Decía Don Santiago (Ramón y Cajal), “El secreto del éxito es muy fácil, trabajo y perseverancia”. Edurne y su equipo han trabajado bien y han perseverado mucho.
Una vez clausurado el acto, nos han servido un cocktail. La cena ha sido tipo buffet, sentados en el jardín de la piscina del hotel, con una orquesta de jazz de fondo. La noche serena, despejada, sin mucho calor. Emociones, muchos amigos, y muy buenos sentimientos. Una celebración para el recuerdo y la historia, sin ninguna duda.

FOTO1. Joint Secretary del Ministerio de Turismo
FOTO2. Acto institucional

FOTO3. Edurne con el Ministro de Turismo
FOTO4. Con Sergio y Begoña, los padres de Edurne FOTO5. Pasang Tendi Sherpa, Mingma Sherpa, Nerin, Pemba Sherpa, Jambu Sherpa

FOTO 7. Sonam Sherpa, Presidente de Thamserku y de la Fundacion Pasang Lhamu
FOTO6. Con Edurne

viernes, 21 de mayo de 2010

VISTARE-VISTARE (poco a poco), COLEGAS

Así van las cosas oficiales en Nepal. Claro que, en España, tenemos otro refrán que dice "Las cosas de Palacio, van despacio" , o sea, que estamos en lo que tiene que ser. Puestos a hacer de hombre majadero y refranero, hay otro refrán nepalés que dice "Los dientes con los que come el elefante, no son los que se ven". Así que hemos ejercido de odontólogo paquidérmico para descubrir los dientes ocultos con los que come el elefante, y que los problemas burocráticos que teníamos fuesen convenientemente triturados, despedazados y resueltos para su adecuada digestión, no se nos fuera a atragantar.
Los informes que enviamos a la Compañía Aseguradora de la Federación Balear y las explicaciones que dimos a todas sus preguntas, concluyeron con un mail que nos enviaron el miércoles 19 por la tarde, confirmando que la compañía de seguros asumía los gastos del rescate hasta el límite de 9.000 euros que figuraba en la póliza. Ayer jueves, Miquel Ramis del Gobierno Balear nos confirmaba que el resto del importe de la factura se asumiría desde la Federación Mallorquina. Esto ha supuesto un punto de inflexión importante para "agilizar" la burocracia. Entre la Cónsul Honoraria en Nepal, y la Embajada Española en la India, están insistiendo al Joint Secretary y Portavoz del Ministerio de Cultura,
Turismo y Aviación Civil para que nos reciba. Claro, que nosotros
llamamos al Consulado y a la Embajada por la mañana y por la tarde, desde el pasado lunes. Otro punto importante a nuestro favor es el dato que conseguimos en la cena del miércoles a la que nos invitó Thamserku. Allí estaba Jesús Morales, de Barcelona, con el que hablamos sobre el asunto de los papeles. Cuando le explicamos que, además del problema económico del pago de la factura, estaba la cuestión legal de que "no había cuerpo", nos apuntó que Rafael Guillén murió en el Dahualgiri en 2008 y que, a pesar de "no haber cuerpo", el Ministerio hizo el certificado de defunción. Así que este importante antecedente, se lo pasamos el jueves a la Embajada, para que le sirviera de "punto de apoyo" en sus presiones con el Ministerio. Esta mañana nos han confirmado que hoy no podrá ser por problemas de agenda del Joint Secretary, pero promete "buscarnos un hueco". Tenemos la vuelta a España para mañana sábado 22 de mayo, pero está claro que conviene que nos quedemos unos días más, para intentar "rematar el asunto", como dice nuestro amigo Modesto. Así que hemos consultado las posibilidades de cambio de billetes, y los hemos retrasado para el martes 25 por la tarde. De esta forma, ganamos tres días laborales en Nepal, domingo, lunes y martes, con la esperanza de conseguir el certificado de defunción de Tolo.
Y aquí estamos, un día más en Kathmandu, hablando de nuevo con todos, para que no se olviden de que estamos aquí, ni de lo que queremos.
A última hora de la tarde, nos han llamado de Thamserku para confirmarnos que nos reciben el domingo en el Ministerio. Mañana sábado es el día festivo o no laboral de la semana, y todos los organismos públicos están cerrados.
A eso de las siete de la tarde recibimos una llamada del grupo de Edurne Pasabán desde el Hotel Yak and Yeti, diciendo que acababan de llegar del Shisha. Como sabían que nos íbamos mañana sábado, nos invitaban a cenar para celebrar sus catorce ochomiles. Hemos aceptado, cómo no. Edurne se lo merece y nosotros les agradecemos enormemente su deferencia. Esperamos informarno cumplidamente de cómo está la controversia de si ha sido ella la primera mujer en conseguir todos los ochomiles, ya que, a la coreana Oh, la súper-poderosa Miss Hawley le ha dado su ascensión al Kanchenjunga como "disputed" (disputada), mientras no presente mas pruebas. Y además, hay gente que le discuten haber alcanzado otras de las cimas que dice haber hecho. Así que nada, como nosotros somos hooligans a muerte de nuestra tolosarra: "¡Aupa, Edurne! y la china al Kanchen".
FOTO 1: ASUMIENDO LO DE "VISTARE, VISTARE"
FOTO 2:  SIN DESCUIDAR A LOS "PEDIGÜEÑOS"

jueves, 20 de mayo de 2010

OBJETIVO: EL HOMBRE

Venimos con el corazón en un puño. Mientras esperamos nos concedan "audiencia" en el Ministerio de Turismo, hemos echado la mañana en el orfanato de la DOCS Foundation Nepal (www.docsfnepal.org) y eso de ver criaturas de tres meses, que han sido abandonadas a su suerte, sin padre, ni madre, ni perrito que les ladre, le encoge el corazón a cualquiera. Y eso que servidor, lleva 43 años trabajando de cirujano en un Hospital público, más los que metí en la carrera y, se supone está acostumbrado a contemplar las miserias de la gente y verla morirse todos los días, aceptando estoicamente que las enfermedades y la muerte son meros "accidentes fisiológicos" consustanciales, por más que nos joda, a la existencia del hombre. Y de la mujer, claro, no se me vaya a rebrincar Doña Bibiana, Excma. Señá Ministra de la cosa el género (u como se llame), que esa es otra.
La verdad es que en el orfanato, aunque han progresado barbaridad, hacen corto con todo. Y es que eso de dedicarse a criar niños, que comen como una orilla de río, cambian de talla de ropa y calzado cada seis meses, rompen que no veas porque no paran (y si paran, es peor), etc., etc., etc. es asunto poco rentable, por no decir totalmente ruinoso. Si no, que se lo pregunten a las madres españolas actuales, algunas de ellas convertidas en auténticas heroínas, tipo Agustina de Aragón o Casta Álvarez, que llegan a tener hasta tres hijos y no veas tú los equilibrios que tienen que hacer para que las cuentas les cuadren de mitad de mes en adelante.
Así que nada, en el orfanato necesitan de todo. Tienen a su cargo 120 criaturas. Cuando los hemos visitado, estaban sólo los más pequeños, el resto habían ido al cole. Se han quedado contentísimos con el bidoncillo de souvenirs varios que les hemos llevado: comida, ropa, medicinas, y hasta alguna chuchería. Rakel, una de nuestras secretarias del Máster, nos había preparado un buen paquete de ropa y zapatos de su hija de tres años, que les ha gustado muchísimo. Otra cosa que les ha parecido genial es el aceite de oliva. Hemos hablado con ellos de las necesidades más imperiosas, y para el año que viene intentaremos traer más variado y más abundante con especial mención de los productos que ellos echan más en falta: leche maternizada, papillas, medicamentos infantiles, etc., etc. Como nos hemos comprometido a que sí, con el corazón hecho una baba, nos vemos "mendigando" a empresas farmacéuticas y a instituciones, no sólo para conseguir los productos de primera necesidad, sino también para reunir el dinero que haga falta para pagar el cargo aéreo de España a Nepal, que cuesta sus perras (4 euros el kilo). En fin, que como el que avisa no es traidor váyanse preparando los candidatos a donantes.
Y hablando de dar la vara, la que he tenido que darle a la Dra. Nerín para sacarla del orfanato. Pues totalmente desmadrada en su vena maternal (valga la redundancia), pretendía traerse a España a varios de los infantes. Aunque reconozco que eso no ha sido nada con la vara que estamos dando para que nos reciban en el Ministerio de Turismo del Nepal, y poder solucionar de una vez por todas los papeles de Tolo sin que nos lo declaren "desaparecido". A ver si hay suerte que ahí estamos aplicando la famosa técnica del "mosigón" aragonés y no dejamos de insistir por todos los medios a nuestro alcance para que la cosa salga.

FOTO1:  Orfanato de DOCS Foundation Nepal
FOTO2 :Tres meses bien arropados

miércoles, 19 de mayo de 2010

AMBICA SHRESTHA, CONSUL HONORARIA

Hoy hemos dedicado la mañana a una reunión con la Cónsul Honoraria en Nepal, Ambica Shrestha. Aquí no hay embajada española, ella es, por tanto, la máxima representante de España en este país. Toda una señora. La reunión ha tenido aspectos positivos y negativos. Para empezar, ha confirmado nuestros temores de que los problemas no son sólo económicos, sino también legales. Ha quedado en conseguirnos una entrevista con el Joint Secretary del Ministerio de Turismo del Nepal, para que intentemos convencerlo de que, en el informe que hemos elaborado sobre la muerte de Tolo, asumimos todas las responsabilidades legales que puedan derivarse internacionalmente. En su opinión, si lo logramos, no tiene por qué haber mayor problema para que expidan el certificado de defunción, habida cuenta que entre la compañía de seguros y las instituciones mallorquinas asumirán el total de los costos económicos de la operación de rescate. Dice que no será fácil convencer al Secretario, pero que ve en nuestro informe suficientes posibilidades como para intentarlo.
Hemos hablado también con ella sobre la firma del Convenio entre la Universidad de Zaragoza y la Fundación Pasang Lhamu para que los alumnos del Máster de Medicina de Montaña puedan realizar prácticas en zonas de montaña de este país. Le ha parecido una gran idea y nos ha ofrecido su apoyo y colaboración. Ha manifestado que es un punto más a nuestro favor a la hora de hacer presión en el Ministerio.
Estamos, pues, a la espera y con esperanzas, que no es poco, habida cuenta lo complicado que está todo, con especial mención del "Bistare, bistare" (poco a poco) que impera en el día a día del Nepal. No será fácil, desde luego.
Esta noche, estamos invitados a una cena que ha organizado Thamserku y que no sabemos muy bien de qué va. Acudiremos con la esperanza de encontrar allí más apoyos y contactos que faciliten todo este Via-Crucis.

EFECTOS COLATERALES NO DESEADOS

Esto de ejercer las caridades en Kathmandu, tiene sus efectos colaterales no deseados. El sistema informativo de pedigüeños, mendicantes, etc., etc. de la ciudad es perfecto. Al segundo día, todo el mundo sabe que hay una pareja que compra leche maternizada, comidas diversas, da apoyos económicos, medicinas y otras ganancias. Así que, en cuanto salimos por la puerta del hotel, nos asalta una nube de mujeres con biberón vacío en una mano y biberón en la otra, pidiendo leche, galletas y Cola-Cao. No importa que el niño tenga dientes capaces de triturar un ternero, lo que importa es que les compremos un paquete de leche maternizada al módico precio de 700 rupias, un par de paquetes de galletas por 300 y un buen frasco de Cola-Cao por 400 que, me imagino, se apresurarán en mucho de los casos, a revender. A ellas se suman una legión de niños descalzos con mugre y escorchones más o menos vistosos que declaran lastimosamente tener hambre y que, una vez les has comprado algo para comer, piden insistentemente que también les compres el paquete más grande de leche maternizada que hay en el supermercado para un hermano pequeño que dicen tener. Lo del mercado negro de la leche en polvo y el Cola-Cao debe de funcionar que no veas. Añádase a ello una punta de cojos, mancos y tullidos diversos que también reclaman su parte en el negocio y que, al final, te obligan a refugiarte en el hotel, prisionero de tu dadivosidad y agobiado por semejante nube de mendicantes. Claro, que siempre es mejor comprarles comida, porque el año pasado descubrimos con horror una organización tipo Oliver Twist manejada por los "niños" mayores de entre los pedigüeños, que mandaban a los pequeños a pedir rupias en plan lastimero y que rápidamente les eran decomisadas por los mayores, por las buenas o a tortazo limpio. En fin, que te entra un cierto complejo de "gili", aunque es evidente que hay tanto que ayudar que con todo lo que tuviéramos, haríamos corto.
Otro efecto colateral es el derivado de asumir cualquier trámite burocrático que, inmediatamente, se convierte en una maraña de intereses comerciales, políticos y de todo tipo en la que te encuentras completamente atrapado. Eso es lo que nos está pasando con el tema del certificado de defunción de Tolo en el que, en cuanto hemos empezado a profundizar y movernos, nos hemos visto inmersos por completo. Y no nos podemos quejar, porque contamos con la ayuda de Thamserku, que no saben qué hacer para agradecer nuestras gestiones y desvelos. Hasta han puesto a nuestra disposición un coche con aire acondicionado y chófer, para que no nos agobien los 34º de Kathmandu, que nos lleva de un lado a otro: del hotel a Thamserku, de Thamserku a instituciones varias, de alli al hotel, y así las veces que necesitemos, teniéndonos ocupados el día entero. En fin, que lo que parecía en principio un problema económico, nos tememos muy mucho que también es un serio problema legal y administrativo ya que, en todo el mundo mundial, ningún funcionario se presta a dar a nadie por muerto si no media un informe policial y médico-legal que, con mucha probabilidad, las autoridades del país no están dispuestas a asumir que lo firmen dos médicos extranjeros, pese a nuestra insistencia en que asumimos todas las responsabilidades legales que puedan derivarse del hecho. Que no sería la primera vez que han dado a alguien por muerto, y ha aparecido unos años más tarde. Así que, a ver qué hacemos. Porque como no lo den oficialmente por muerto y lo declaren desaparecido, los problemas legales que se van a derivar para la familia, serán de alivio. Aquí estamos, peleando todos los días con este asunto, mientras nos persigue incesante la nube de pedigüeños.

FOTO: Efecto Colotarales.

lunes, 17 de mayo de 2010

DESHACIENDO LA MADEJA

Aunque mucho más recuperada, todavía hago carreras al baño y tengo un dolor tipo puñal incrustado en el estómago, así que nos hemos quedado en un salón del hotel, teléfono y ordenador en mano, para ir desentrañando la madeja del asunto de los papeles de Tolo.
Ayer habló el Delegado de Deportes del Gobierno Balear, Diego González, con la Embajada Española en Nueva Delhi, de la que depende el consulado de Nepal. Cuando hablé con la secretaria, Teresa, me dijo que me pusiera en contacto con la Cónsul de la Embajada en la India, Laura Oroz, que ya estaba al corriente del caso. Le enviamos un e-mail y, en menos de dos horas, ya teníamos respuesta. Nos dijeron que habían hablado con la Sra. Ambica Shresta, Cónsul Honoraria de España en el Nepal, y que le habían enviado el informe que habíamos hecho los médicos. Nos recibe en la sede del consulado en Kathmandú el miércoles
19 a las nueve de la mañana.
Hablamos también con los servicios médicos de la Compañía Aseguradora de la Federación Balear. Nos atendió Roser, que agradeció que nos hubiéramos puesto en contacto con la Compañía porque a ellos nadie les había explicado nada. Sólo habían recibido una factura de 21.600 dólares de un rescate del que tenían los detalles que había dado la prensa. No les había llegado el informe que se había enviado a su delegación en la India el pasado jueves.
Sólo quieren tener una factura detallada de las horas invertidas por el helicóptero. De todas formas, el límite del seguro es de 9.000 euros para lo relativo al rescate. Así que hay otros 7.000 euros que tendrán que salir de otro sitio. Lo cierto es que la mujer de Tolo no cobrará ningún seguro de vida, indemnización, subsidio o prestación, mientras no haya un certificado de defunción.
Hemos apelado a que se movilice a los espónsores de Tolo. Tanto los que lo habían apoyado antes de su partida, como los que manifestaron apoyarlo económicamente si alcanzaba la cima, podrían asumir los 7.000 euros restantes de la factura. Llevamos aquí 5 días. Tenemos la vuelta para el sábado 22. Cuando nos vayamos, alguien tendrá que venir a Nepal a mover la burocracia, aquí los papeles no se hacen solos.
Miquel Ramis, de la Delegación de Deportes del Gobierno Balear, colabora estrechamente con nosotros haciendo de enlace con las partes y moviendo los hilos que están a su alcance.

domingo, 16 de mayo de 2010

EL YOGUR DE SINDHUPAL CHOWK

Hoy venía también el chófer de Thamserku a recogernos al hotel para seguir con el asunto burocrático, pero he tenido que llamar porque estaba fatal.
Unas tres horas estuvimos ayer en el hospital que, para la gente que había y todas las pruebas que le hicimos a Santoshi Sunar, no fueron demasiadas. De Thamel, la zona de Kathmandu donde nos tienen a los turistas a la barrianga de Sindhupal Chowk, cerca del aeropuerto, donde viven Gopi y su familia, y luego al hospital, echamos una hora
larga en taxi. Al salir del hospital, todos muy contentos porque
Santoshi Sunar no se iba a morir, ni había que operarla, los acompañamos con el taxi hasta su casa. Gopi, muy agradecido, quiso que estuviéramos un rato con ellos. En la barrianga, junto a un río infecto-contagioso, entre desagües y basura, constituida por chabolas de madera, uralita y bloques de hormigón, vivían cientos de personas que no daban crédito a ver a dos turistas occidentales "paseando" por su calle principal, junto a patos, gallinas y vacas. Gopi nos contó ayer que casi no tenía dinero. Llevaban tres días sin comer. Este año con la crisis, las huelgas y los pocos turistas, no había vendido casi nada en su tenderte de Thamel. Aún así, se gastó varias rupias en agasajarnos con un postre, porque no podíamos ir a su casa y no tomar nada. El postre lácteo, hand-made en uno de los chiringuitos de la barrianga, con leche de la vaca que pastaba entre la basura y los desagües, y "refrigerado" en el mostrador a unos 35º, no cumplía ninguno de los criterios de salubridad sanitaria; pero no podíamos hacerle el feo a Gopi y su familia. Aquello de "Boil it, peel it, cook it or forget it" (hiérvelo, pélalo, cocínalo? u olvídate), más aún en la época del año en la que se produce un pico de incidencia de diarreas en el Nepal (antes del monzón), que tantas veces les explico a mis alumnos del Máster, se quedaba en bonita teoría universitaria.
Yo me comí medio, el otro medio se lo pasé al Dr. Morandeira cuando se terminó el suyo. Una media hora después, nos volvíamos al hotel de Thamel, donde llegamos a las seis de la tarde.
Y ha pasado lo que tenía que pasar. El Dr. Morandeira, que tiene un organismo a prueba de bombas químicas y que igual moja patatas fritas en el café con leche que se come el pan bimbo enmohecido, como una flor. Yo, en cambio, diarrea toda la noche y todo el día de hoy. Hecha una mierdecilla, en el sentido más literal de la palabra. A mediodía, que estaba un poco mejor, he salido del hotel para ir a comer arroz hervido por insistencia del Doctor. Ha sido la guinda. Estando en el restaurante me han empezado a pitar los oídos, he visto lucecitas y me he puesto a sudar como en la sauna? avisos de lipotimia inminente. Así que le he dicho al Doc, "ayúdame a ir hasta el baño para mojarme con agua fría, que me voy a desmayar". He terminado tumbada en el suelo del restaurante, con las piernas en alto y asistida por la mitad de los camareros, que nos conocen porque vamos todos los días a conectarnos por wi-fi a internet. Total, que en cuanto he sido dueña de mis piernas, nos hemos venido al hotel. Después de tres horas tumbada en la cama, tenía una tensión de 80/40, y seguía con la diarrea. A base de solución para rehidratar y tés, he conseguido subir la tensión un poco, lo justo para no estar absolutamente mareada. Si no agarro también una tuberculosis, ni bien, ni mal.

FOTO: Gopi y su familia en el salón-comedor-dormitorio de su casa

sábado, 15 de mayo de 2010

B & B HOSPITAL

Hoy sábado es festivo en Nepal, salvo para el turismo y sus  servidores-explotadores, que esos son colectivos que no parecen descansar nunca. Así que habíamos decidido dedicarlo a comprar souvenirs para los amigos y la familia, pero nos ha tocado hacer de cáritas caritatis, que decimos los latinos. Y es que, nada más echarnos a la calle a primera hora de la mañana, la Dra. Nerín ha sido asaltada por una mujer que esgrimía en su mano derecha un biberón vacío y en la izquierda un niño crecidito, con dientes como para devorar chorizo de Cantimpalo, al que atribuía necesidades lácticas que, para conseguir, demandaba a los viandantes. La Dra. Nerín, madre amorosa donde las haya, ha picado, claro. Ha entrado en un supermercado y ha invertido en leche maternizada, que no sabemos si revenderá la madre o si se la beberá la criatura, galletas y Cola-Cao,la cantidad de 2.000 rupias (unos 24 euros). Lo que para un país en el que la mayoría de la población vive con menos de dos dólares al día es, sin duda, una buena caridad.
Posteriormente, ha venido varias veces al hotel para suplicar nuestro apoyo el tallista de madera que cada año nos hace varios escudos del CUEMUM. Nos ha contado, en inglés muy precario, la triste historia de que su mujer enferma que necesitaba 35.000 rupias para operarse y que si le podíamos ayudar con algo. Nosotros, escarmentados por el asunto de la leche maternizada, le hemos dicho que íbamos a por su mujer y nos la llevábamos al hospital para saber lo que nos contaban los colegas médicos y poder aconsejarle de primera mano. Creíamos que la enferma ya estaba estudiada y que era cosa de ver la historia clínica y opinar técnicamente sobre el asunto. Pero no, la hemos recogido en su casa (un cuchitril de barrio-latas que impresiona), la hemos acompañado al hospital, le han hecho todas las pruebas y hemos llegado a un diagnóstico en consenso con los colegas nepaleses allí de guardia. Muy dispuestos, muy amables y muy atentos con nosotros y nuestra paciente, a la que han atendido nada más explicarles nuestro propósito, a pesar del over-booking que tenían en urgencias.
El Dr. Morandeira ha ejercido de jefe, que es lo que es, poniéndolos a funcionar. A mí me ha tocado lo de subir, bajar, pagar, ir, venir; que no ha estado mal, porque he conocido todo el hospital y su idiosincrasia, más bien kafkiana. A estos hospitales el paciente debe de ir siempre con dos acompañantes. Uno que pueda asumir las competencias de bedel, llevando las muestras de sangre y orina al laboratorio, recogiendo la radiografía en la ventanilla, subiendo y bajando por los despachos los papeles, informes y facturas, y otro dispuesto a realizar labores de auxiliar de clínica, para ayudarle a hacer pis, ponerle la palangana para vomitar, colocar el termómetro, limpiar sus secreciones, o acercarle el vaso de agua. Eso sí, pagando absolutamente todo, las analíticas, el electrocardiograma, la radiografía, las jeringas y agujas, los sueros y las medicinas. Te da la enfermera la petición de la prueba correspondiente, o la lista de farmacia, pasas previamente por ventanilla de pagos y, con el recibo de haber pagado, te vuelves a urgencias para que saquen sangre al paciente, o le se pongan los electrodos, o lo sienten en una silla para ir a rayos. Las medicinas, agujas, jeringas y demás, va el acompañante-bedel a buscarlas a la farmacia del hospital y se las da en mano a la enfermera. Y también lleva la sangre, la orina o las heces al laboratorio. En cada sitio te dicen lo que tardarán en tener el resultado, para que pases a buscarlo y llevarlo al control de enfermería. Vamos, que a más de un usuario de la Seguridad Social española lo traía yo a Nepal para que se enterara de lo que tiene en casa.
Total, una hernia de hiato en una fumadora empedernida y mal tratada, con bronquitis crónica y la matriz bastante perjudicada, tras embarazos y abortos múltiples. De momento, no necesita ninguna operación y va a seguir tratamiento médico. Entre las pruebas médicas y los desplazamientos en taxi de un lado a otro, unas 7.000 rupias de vellón (unos 80 euros). O sea, otra buena caridad, habida cuenta el nivel económico de este país. Aunque en este caso, los damos por bien empleados, especialmente el Dr. Morandeira,que se ha sentido rejuvenecido al moverse por un hospital y sus diferentes servicios que le han hecho recordar sus años de estudiante (allá por los 60), por el nivel y dotación de los mismos. O sea, un hospital de los que había en España hace 50 años, aunque los colegas están al día y con los medios que tienen, hacen milagros.
FOTO 2: Santoshi Sunar y su

viernes, 14 de mayo de 2010

Hemos publicado todas las fotos en las entradas que no pudimos en el Campo Base por las limitaciones  tecnológicas.

THAMSERKU TREKKING PVD. LTD.

Ayer fuimos a Thamserku, la empresa que organiza las expediciones de Carlos Pauner. Hoy también. Es la única forma de hacer presión para conseguir los papeles de Tolo Calafat. En realidad, el escollo está en los innumerables problemas y pegas que pone la Compañía de Seguros para pagar la factura del rescate de Tolo. Hemos escrito más informes, hablamos casi a diario con Mallorca, con Barcelona (el expediente lo lleva el RACC) y con la India, además de con los funcionarios de Kathmandu. Está muy claro, mientras no se pague la factura del helicóptero, no hay certificado de defunción. Asumimos que la Compañía tendrá sus trámites y, por supuesto, sus intereses; pero tiene que pensar en lo que le hubiera costado un rescate de muchas más horas que las siete que le facturan por los dos días que voló el helicóptero (el miércoles 28, sin lograr llegar al Campo Base, y el jueves 29), o si los médicos le pasáramos la minuta de nuestros servicios. Thamserku solicitó el helicóptero el miércoles 28 a Fishtail Air, después de que lo activáramos desde el Campo Base a las siete de la mañana. Ahora mismo, ellos son los "responsables subsidiarios" si no se paga la factura. Está claro que la próxima vez que pidamos el helicóptero, pueden decirnos que primero paguemos y que luego lo mandan, con toda la razón. Las compañías de seguros están para lo que están y cada uno tiene que asumir sus responsabilidades.

Lo de la Compañía de Seguros me tiene mosqueado.
Porque si no llegamos a estar nosotros allí para asumir "sobre bases científicas internacionalmente aceptadas" la muerte de Tolo, firmando el correspondiente parte de defunción y suspendiendo el operativo de búsqueda, se pegan cinco días dando vueltas con el helicóptero hasta poder declararlo oficialmente desaparecido, con todos los problemas legales que ello lleva consigo. Y claro, molesta que no lo tengan en cuenta y no lo agradezcan, como tampoco agradecen que los facultativos allí presentes no pasemos la factura de nuestros servicios, que ya me gustaría a mí ver si ellos serían capaces de hacer lo mismo. Así que entiendo lógico el despotrique de la Dra. Nerín porque, tras haberles ahorrado un pastón, no lo agradecen y responden con lamentos inconvenientes y gemidos, dejando la "papelocracia" de este país en nuestras manos, que esa es otra. Y dos semanas después, todavía no han satisfecho la factura de los 21.600 dolares. Como sigan así, nos pensaremos en pasar una "abultada" minuta.

Aprovechamos también para concretar con Sonam Sherpa, el dueño de Thmaserku y responsable de la Fundación Pasang Lhamu, los términos del convenio de colaboración. Nos ha preparado los papeles del Hospital de Lukla, que depende de la fundación Pasang Lhamu, para llevarlos a Zaragoza. Hemos quedado en firmar un convenio de colaboración para enviar médicos y enfermeros del Máster en Medicina de Montaña de la Universidad de Zaragoza. Nosotros buscaremos la financiación para el viaje, los alumnos harán prácticas en formación, y la fundación les dará alojamiento y pensión completa en el hospital. Esperamos poder moverlo todo en poco menos de un año para que, en la próxima primavera, esta colaboración sea realidad.

FOTO  : Pasang Lhamu 

jueves, 13 de mayo de 2010

YETI AIRLINES

A primera hora hemos volado de Pokhara a Kathmandú, en Yeti Airlines.
El mismo tipo de avioneta con la que hicimos el trayecto de ida. La azafata, como siempre, hecha un pincel y amabilísima. Se ha dado la circunstancia de que el Doctor Morandeira quería subir al avión un bastón tibetano, de madera especialmente dura, con más aspecto de báculo que de imprescindible elemento para apoyarse, alegando "alta incapacidad para deambular", más que nada porque no nos cabía en el petate. Evidentemente, el personal de tierra ha considerado que era "un arma potencialmente asesina, not allowed in the cabine", que lo cargarían en la bodega del avión con el resto del equipaje, y el asunto de la cojera del Dr. Morandeira se podía solucionar con una silla de ruedas para acercarlo hasta el avión y un asistente que la condujera. Así que, cualquiera decía que no nos hacía falta la silla.


Respecto a lo del avión, pues nada, que no hay forma de que los avioneros entiendan la diferencia entre un arma agresivo-ofensiva y un adminículo ortopédico de ayuda a personal de la tercera edad con la rodilla hecha "polvo" como es mi caso- y me hacen montar unos números que no veas.

El vuelo ha sido espectacular. Era temprano, no había nubes, el cielo estaba claro, y por las ventanillas de la izquierda del avión, se veía todo el Himalaya que hay entre Pokhara y Kathmandú. El disfrutar del panorama ha hecho que recordara el proceso de formación de la cordillera, y eso me ha llevado a pensar en los fósiles y minerales que se ven en Pokhara. En el Himalaya hay abundantes saligramas (amonitas fosilizadas), en la ladera del Everest se han encontrado moluscos fosilizados, lo que demuestra que toda esta región estuvo, originariamente, bajo el mar de Tetis. El pequeño de mis hijos, Roberto, es muy aficionado a eso de los fósiles y los dinosaurios. Yo tengo poca idea, pero recuerdo haber leído con él un texto "creo que de James Scott" en el que explicaba los tipos de fósiles.

Los fósiles son restos de los seres vivos que poblaron la Tierra en épocas pasadas. Una de las principales condiciones para la fosilización, es la presencia de partes esqueléticas duras en el animal. La fosilización puede realizarse de varias formas:

1.- Conservando el material original
Es raro encontrar fósiles completos y en perfecto estado de conservación. Un ejemplo de esto serían los Mamuts congelados encontrados en Siberia.
Es más frecuente encontrar la materia original de las conchas y esqueletos de animales marinos que se ha conservado en los fósiles incluidos en las rocas que están casi inalterados, excepto por falta de la carne y partes blandas.

2.- Por sustitución de la materia original por otra distinta Es el tipo de fósiles que más se encuentra. Cuando las partes esqueléticas se quedan enterradas, antes o después les afecta el agua subterránea, empapándolas y disolviendo a su paso ciertos componentes solubles, haciendo también que el material que formaba la concha recristalice o sea sustituido por nuevos minerales llevados hasta allí en disolución por el agua.

3.- Por impregnación
El agua que empapa a los restos del animal, o la que se infiltra a través de la roca que lo contiene, lo impregna aportando minerales que van rellenando sus poros. Ocurre sólo en el caso de materiales porosos, como la madera y las esponjas. La impregnación de la madera por ópalo consigue auténticos bosques petrificados.

4.- Conservando la impresión o huella de un organismo (o de sus partes esqueléticas duras) en la roca En el caso de que la roca que contiene el fósil sea porosa, una concha incluida en ella puede llegar a disolverse por completo, por efecto del agua. Quedará una cavidad donde estaba el fósil, pero se conserva la impresión del exterior de la concha, o un molde del interior de la misma concha. Otro ejemplo son huellas de animales en el barro conservadas antes de que la lluvia o la erosión las borrase.

Un caso especial es el del ámbar, un mineral ligero de color dorado, que tiene su origen en la resina que rezuman algunas coníferas, endurecida y fosilizada. En su interior pueden conservarse insectos.
Otros casos curiosos son los animales encontrados en perfecto estado, con piel y todo, conservados por la sal o la turba.

En Nepal venden cantidad de fósiles, la mayoría marinos, del tipo 1 ó
4 que hemos explicado. También hoy mucho ámbar, aunque no es habitual encontrarlos con insecto incluido.

miércoles, 12 de mayo de 2010

LOS GURKHAS

Estamos en Pokhara, la segunda ciudad de Nepal, y el centro de reclutamiento de los famosos soldados Gurkha. Todos los años vienen a Pokhara miles de jóvenes para someterse al proceso de selección que les permita formar parte de tan selecto colectivo de unidades de élite del ejército británico, el indio, la policía de Singapur y la guardia personal del sultán de Brunei. Son conocidos por su cuchillo curvo o khukuri. En los últimos años, han llevado a cabo misiones de paz en Afganistán, Bosnia y Sierra Leona. Los Gurkhas son mayormente Gurungs y Magars, dos etnias de Nepal de rasgos mongoloides. Son considerados en todo el mundo como los efectivos más valientes y feroces, con el lema "Antes morir que ser un cobarde vivo".
Se someten a duras pruebas físicas, como subir cuesta arriba con una mochila cargada con 30 kg. El conseguir superar la selección les permite ganar un salario treinta veces superior al salario medio en Nepal, una pensión vitalicia y poder solicitar la ciudadanía británica. El prestigio, el salario y la estabilidad laboral, son razones de peso para los jóvenes que aspiran a Gurkha.
La mayoría de los efectivos de la British Indian Army, después de la independencia de la India, se transfirieron al ejército indio, unos 3.500 de ellos han permanecido en la British Army. Las brigadas del ejército británico participaron en la Guerra de las Malvinas, en 1983, y en la Guerra del Golfo en 1991. Cuando los Gurkhas recibieron la orden de hacerse con Port Stanley, fue su reputación como soldados lo que hizo que Argentina rindiera la ciudad sin presentar batalla.
Fue hace 200 años cuando los ingleses se dieron cuenta del potencial bélico de los Gurkhas. Mientras su imperio se extendía en la India, se encontraron con los nepaleses en las laderas del Himalaya que, en un momento de poder y fuerza en su historia, habían ocupado todos los reinos de montaña entre Cachemira y Bhutan. En 1814, los ingleses atacaron a los nepaleses. La guerra duró dos años, y los ingleses sufrieron importantes reveses; aunque consiguieron que el ejército nepalés retrocediera, se quedaron impresionados por el coraje de los soldados Gurkha, y decidieron reclutarlos en la British Indian Army.
Aquí en Pokhara, hay numerosas tiendas de khukuris. Muchos de los cuchillos son de recuerdo y sirven como abre-cartas, pero hay otros de calidad tan buena que se comparan con los aceros de Damasco y Toledo.

A mí, todo lo que cuenta la Dra. Nerín me parece estupendo, muy ilustrativo, instructivo y aleccionador. Pero claro, a mis años, me domina el ramalazo de la gramática parda, y lo de los Gurkhas ya tiene antecedentes claros en España con el "Despertaferro" de los montañeses de nuestro Pirineo, que se alistaban los almogávares huyendo de la miseria y del hambre. Tropas súper-selectas y agresivas de las que haya habido en la historia, que llegaron hasta Neopatria sacudiendo estopa que no veas. O más modernamente, el famoso "Más cornás da el hambre" de nuestros toreros, que se juegan la femoral ante el pitón del toro por salir de la pobreza y la miseria. Y claro, en un país donde el salario de un porteador, llevando 30 kg a las costillas durante ocho horas, es de unos 3 euros, el sueldo de un Gurkha alistado en la British Army de "su Graciosa" y "el orejas", es de ricachones que no veas, como ya les ha contado la Dra. Nerín. Y es que esto del hambre estimula la agresividad cosa mala. Que como bien sabemos, por la historia de Aragón, llevan siglos nuestros montañeses haciendo rafias e incursiones guerrilleras hiper-súper-valerosas por el llano a ver lo que trincan para echarse a la boca. Así que estamos en las mismas: y es que cuando a los montañeses los tienes como aquí a dieta de boniato y panizo, no tienes más que indicarles que en el campamento enemigo hay chuleta y longaniza para que se lancen con fuerza inusitada al asalto a grito de "¡¡Vamos a endiñalis!!"

martes, 11 de mayo de 2010

BUROCRACIA HABEMUS

Tras mi evacuación en "burrolancia" durante las tres últimas horas de camino volviendo de Birethanti, conseguimos llegar a Pokhara. Yo bastante perjudicado en mi rodilla izquierda y amenazado por la Dra. Nerín de no sé cuántas "faenas" que piensa pedir que me hagan en el Hospital Clínico en cuanto lleguemos a Zaragoza, artroscopia incluida.
Ya veremos si me dejo, una vez que hayamos salido de esta.
En Pokhara, malas noticias: la huelga ha tenido paralizado toda la burocracia oficial y no tenemos todavía el certificado de defunción de Tolo. Lo que supone un asunto grave, ya que si no conseguimos que se le dé oficialmente por muerto y se le declara "desaparecido", su mujer y sus hijos pueden tener serios problemas a la hora de gestionar en España las prestaciones sociales correspondientes. Hacemos fuerza, en nuestra calidad de médicos y no tenemos el más mínimo inconveniente en firmar el certificado de defunción. Hará falta que las autoridades del país acepten nuestra capacitación profesional. Parece ser que la huelga ha terminado, y en un par días, podremos desplazarnos a Kathmandú, donde las noticias que nos llegan a través de Thamserku son preocupantes, ya que la compañía de seguros no quiere hacerse cargo del costo del rescate y las autoridades nepalíes no están dispuestas a emitir ningún documento oficial mientras no se pague la factura. La verdad es que el costo del rescate es alto, ya que fueron 7 horas de vuelo del helicóptero (entre el miércoles 28 y el jueves 29) que, a 3.000 dolares/hora, son 21.000 dolares. Estamos moviendo todo lo movible, incluidos contactos con la Federación Balear de Montañismo y el correspondiente Gobierno Autónomo, pero la compañía de seguros tiene una compañía delegada en India para estos temas que, parece ser, pone todas las pegas del mundo. Estamos a la espera de adelantar nuestro vuelo a Kathmandú, pero después de la semana de huelga, todo está de bote en bote y el viaje por carretera nos produce escalofríos de miedo, sólo de pensarlo.
Me gustaría romper una lanza a favor de los coreanos, ya que entiendo que algunas de las opiniones que se han vertido sobre ellos, no se corresponden con la realidad. El trato que hemos tenido con ellos en el Campo Base ha sido, en todo momento, correctísimo. Y aunque reconozco que esa corrección, amabilidad y protocolo es la misma con la que, si se tercia el caso, pueden traerte el cuchillo para que te hagas el Hara-Kiri, hay que asumir que ellos son así. Y, desde luego, el hecho de que hayan antepuesto sus intereses a los nuestros, no me parece criticable. En estas montañas, todos hacen lo mismo.

FOTO 1: JR Morandeira y el Jefe Jong

lunes, 10 de mayo de 2010

ANDE O NO ANDE, CABALLO GRANDE

Después de un sueño reparador y dosis altas de antiinflamatorios, parecía que el Dr. Morandeira podría acometer el descenso de los 500 metros de desnivel que nos quedaban desde Hile(1.500 m) a Birethanti (1.010 m). Tras veinte minutos de descenso de "escaleretas", vistos los andares y oídos los pesares, he tomado medidas con carácter de urgencia enviando a Dona de vuelta a Hile a por un caballo con su arriero. Nos ha traído un caballo precioso de 5 años, fuerte (JR tiene su peso específico, en todos los aspectos) y muy espabilado. Dejo al Dr. Morandeira que cuente su experiencia, vaya a ser que alguno se piense que no le guardo el debido respeto a mi jefe y maestro.
Ayer llegué al final de etapa con la rodilla izquierda totalmente "descarallada", que dicen los galicos, con perdón. Esta mañana la cosa estaba peor y a ello se sumaban unas importantes agujetas producto de los siete mil y pico escalones que tuvimos que bajar para llegar hasta Hile. Todo lo cual le hizo pensar a la Doctora, que la única solución para afrontar con un mínimo de garantías las tres horas de descenso andando que todavía nos quedaban para llegar hasta donde pudiera recogernos un vehículo de motor, era hacerlas con la "burrolancia" más cercana que pudiéramos localizar. Dicho y hecho, el buen celo de la Dra. Nerín consiguió un caballo blanco sobre el que me entró complejo de Obispo entrando en su Diócesis. Eso sí, les ahorro, por lo menudo, el miedo que se pasa encima de semejante bicho, bajando más y más "escaleretas"; aunque tengo que decir, en honor a la verdad que, como decía mi tío Eduardo "En el arma de Caballería, el caballo se distingue del jinete por la mirada de inteligencia del animal" y, en este caso, me tocó un bicho más listo que el hambre y, además, muy prudente, que se lo pensaba muy mucho antes de echar una pata adelante, no fuera a caerse. Claro, que a mí el susto, no me lo quitaba nadie. Y si a la contracción del esfínter anal que produce afrontar semejantes riesgos, unen ustedes la fricción continuada sobre la silla, arriba y abajo, intentando mantener un equilibrio bastante inestable, ya pueden ustedes imaginarse que llegué "bastante perjudicado"
de la cosa del "ojete". Pero llegué. Esta experiencia "burroláncica de 061 Campestre" servirá, sin duda, para acrecentar mis conocimientos en la evacuación sanitaria urgente. Demos los sufrimientos y miedos por bien empleados, para que así sea.

domingo, 9 de mayo de 2010

ESCALERAS QUE CONDUCEN AL CIELO O AL INFIERNO

Por motivos administrativos del Nepal que están retrasando el certificado de defunción de Tolo, hemos decidido adelantar lo más posible la vuelta a Kathmandú, para poder "mover" los papeles. Lo cierto es que aquí ha habido una huelga general salvaje durante días que ha paralizado el país, y tampoco había otra forma de transporte que lo de un pie delante de otro. El caso es que, en lugar de dirigirnos hacia los dos Campos Base (Annapurna Sur y Machapuchare) que teníamos previsto visitar para ver las posibilidades de instalar un PS3A, hemos puesto rumbo a Pokhara por la vía rápida.
En la etapa de hoy hemos bajado 1.500 metros de desnivel, de los que unos 1.200 han sido en formato "escaleretas" del Nepal. He contado una media de 60 escalones por cada 10 metros de desnivel, así que nos hemos pasado por las botas unos 7.200 escalones. El problema no han sido las botas, han sido las rodillas. Ya sabemos todos que las "montañas se suben con los pulmones y se bajan con las rodillas". El caso es que, cuando nos faltaban unos 900 escalones para llegar a Hile, al Dr. Morandeira se le han atascado las bisagras de la rodilla izquierda y ha tenido que bajar con la ayuda de Dona, nuestro Sirdar, y la mía, porque tenía las escaleretas bastante atragantadas, empezaba a llover y se nos hacía de noche.
Esta mañana, saliendo de una zona de bosque Himaláyico (ellos lo llaman "jungla"), nos hemos cruzado con un t"ramo en obras." Ha sido muy instructivo ver cómo se transforma una zona de rampa en escalones, pero lo más curioso ha sido saber por qué. La madre del que más acarreaba losas hacía poco que se había muerto y, según nos ha contado Dona, es costumbre hacer un tramo de escalones como Memorial.
Ciertamente es una inversión más efectiva, eficaz y eficiente que la de un panteón, que es lo que solemos hacer los europeos y que, en realidad, sirve bien poco para el resto de la comunidad. Pues allí estaba toda la familia, dirigidos por lo más parecido a un maestro de obras, cavando la tierra del camino, picando piedra y acondicionando los escalones.

FOTO 1: Escalera en obras
FOTO 2: A corderetas

sábado, 8 de mayo de 2010

AL QUE MADRUGA, DIOS LE AYUDA

Hace unos días ya decíamos que Himalaya significa morada (alaya) de las nieves (himal). Para pronunciar correctamente esta palabra en sánscrito, hay que poner el acento en la segunda sílaba: Himáalaya. Un tercio de la longitud de esta cordillera está incluido en las fronteras de Nepal, con 10 de los 14 picos más altos del mundo. No es una cadena continuada de picos, sino que se agrupan en macizos o himal. La cordillera está salpicada de puertos, la mayoría entre los 4.500 y 5.500 metros, que han servido para el paso de las caravanas de comercio durante siglos y, en las últimas décadas, también para el paso de los refugiados tibetanos. La montaña está aterrazada hasta los 2.700-3.000 metros, el límite de las nubes y la niebla, para facilitar los cultivos. Las zonas altas de los valles interiores erosionados por los glaciares (Everest, Lantang y Kali Gandaki) no están expuestas a los vientos que secan otros valles. El 60% del Nepal está cubierto por montañas, y un 80% de la población vive de la tierra. Los occidentales, que tendemos a simplificar todo lo que no conocemos, decimos que Nepal tiene dos estaciones: la temporada de lluvias (o monzón), de junio a septiembre, y la temporada seca, de octubre a mayo; pero los nepaleses dividen el año en seis estaciones: basanta (primavera), grisma (calor premonzónico), barkha (monzón), sharad (post monzón) y sheet (invierno).
La mejor hora para ver la cima de las montañas en el Himalaya es entre las 7 y las 8 de la mañana, luego, las cimas nevadas se van cubriendo de nubes. ¿Por qué se ve con claridad la cima de las montañas por la mañana y se nublan a lo largo del día? Por la noche, el aire de las partes altas de la montaña baja hasta el valle, al enfriarse y pesar más. Cuando sale el sol por la mañana, empieza a calentar el aire y éste empieza a subir por la ladera de las montañas, arrastrando humedad y formando nubes. En el Himalaya, las montañas, las nubes, las tormentas, son de grandes dimensiones. Lo que en el Pirineo ocurre en horas, aquí se organiza en minutos. Se puede ver como suben las nubes desde los valles hasta las cimas, oscureciendo las montañas en poco tiempo. A partir de mayo, es habitual que llueva a partir de mediodía.
Por las noches, el aire se enfría, las nubes se disuelven y las noches son claras, reiniciándose el círculo. Así que lo mejor, para tener buena vista de las cimas y no pasar mucho calor en mayo, es madrugar mucho, para evitar las nubes y las altas temperaturas; aún así, conviene no llevar demasiado peso y disponer de abundante agua, porque la sudada está asegurada. El calor premonzónico no es ninguna broma.

viernes, 7 de mayo de 2010

¡AUPA EDURNE!

Estoy mirando las últimas fotografías que hemos hecho. Hay dos que por el contraste entre ellas, me llaman especialmente la atención. Son dos fotografías con las dos féminas candidatas a ser la primera mujer del mundo mundial en ascender los catorce ochomiles del planeta: Edurne Pasabán (¡Aupa Edurne!) y Oh Eun Sun. Las dos están hechas justo cuando ellas descienden de la cima del Annapurna y me encuentran en el Campo Base: congratulations, felicitaciones, qué tal reina, todo bien?
Y esas cosas. En la foto que estoy con Edurne, nos tratamos de tú a tú; o, si me apuran, ella me trata de yo a tú, muy cariñosa, eso sí.
En la foto que estoy con la coreana, oh, oh, oh, todos son reverencianas y lumboflexiones, con grave riesgo de hernia lumbar.
Creo sinceramente que son enormemente demostrativas de dos mundos completamente diferentes. Algo muy importante a tener en cuenta, porque cuando unos y otros vamos a nuestra bola y las relaciones que mantenemos son de Hola, qué tal? y Hasta luego, Lucas?, no pasa nada. Pero cuando, como en el caso del Annapurna, se tuercen las cosas y hay que entablar relaciones de cooperación, nosotros pensamos que los coreanos son unos prusianos incapaces de superar las rigideces estructurales de la cadena de mando y ellos piensan que nosotros somos unos bárbaros maleducados que no sabemos respetar la autoridad, el orden, y el concierto. Qué cosas, oye.
Personalmente no puedo negar que en esta carrereta de los catorce ochomiles entre Edurne (¡Aupa Edurne!) y Oh, hace días que tomé partido por Edurne, que es de cerca de mi pueblo, o sea, de Tolosa de España, que dicen los gabachois de Tolosa de Francia, ajenos a reivindicaciones vascongadas y otras lindezas que gastamos por nuestra patria. Hace muchos años que visito Tolosa, donde tengo grandes amigos, para participar en La burrada del Club Alpino Uzturre de aquella ciudad y comerme con ellos un burro en comandita, para que se me olvide que, por cuatro chorradas autonómicas que nada tienen que ver con la gastronomía, une barbaridad. Así que, ¡Aupa Edurne! Máxime cuando resulta que los sherpas de Oh que la acompañaron al Kanchenjunga van y dicen ahora que no llegó a la cima, y se ha abierto un contubernio judeo-masónico que me río yo de los que se organizaban en tiempos del franquismo, por mucho que a la Mrs. Holy se le suba la furia a la sardineta de brigada porque resulta que ahora, tenga que dar marcha atrás.
En fin, ahí van las dos fotografías para que cada uno saque sus conclusiones con perspicacia, analizando las diferencias socio-culturales entre las dos féminas y el complejo mundillo socio-económico-televisivo que las rodea. Que a mí me parece que deberíamos solucionar el contubernio reconociendo que las dos lo han conseguido exaequo, y dejándonos de discusiones bizantinas que a nada conducen, salvo a empingorotar a la Señá Bibiana, Ministra y miembra
del Gobierno Español para la cosa del género, a la que le vendría muy bien contar con Edurne para sus pompas y sus obras.

jueves, 6 de mayo de 2010

GHOREPANI

Hemos llegado a las tres de la tarde. Estamos a 2.750 metros. Ha sido un recorrido entre rododendros y gardenias, con unas vistas preciosas del Dhaulagiri, el Annapurna Sur y el Annapurna I. El recorrido ha sido también duro, con muchas escaleretas hacia arriba, algún sube-baja, pero con una temperatura muy agradable. Estamos ahora a 2.750 metros de altitud. Al Dr. Morandeira estos ?atracones? de cuestas arriba le sientan estupendamente. Como ya lo sabemos, desde que salimos de Tatopani, hemos suspendido el tratamiento para la hipertensión. Sin pastillas está a 130/80, para verlo. Ya lo dice Ginés Morata, Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias y buen amigo, que para vivir muchos años hay que comer poco, pasar frío y hacer ejercicio.
A mitad de camino entre Shika y Ghorepani, en Chitre, a 2.350 metros de altitud, hay una especie de PS3A (Puesto Sanitario Asistencial Atípico Avanzado) con varias enfermeras ?ambulantes? que van de un pueblo a otro para lo que son los cuidados sanitarios básicos, un dentista y un médico que acuden un par de veces al mes. En este pequeño centro, además de las consultas del médico, el dentista y la enfermera, hay un pequeño laboratorio para análisis, una farmacia, un aula de informática y una sala para la formación de la población en aspectos de salud e higiene, y la vivienda de las enfermeras. Al igual que en el Hospital de Jomson y Lukla, les faltan sanitarios que quieran desplazarse hasta estas poblaciones. Los esfuerzos de este año en el Máster de Medicina de Montaña, irán encaminados a establecer convenios de colaboración con instituciones del Nepal y a la búsqueda de subvenciones internacionales que nos permitan enviar alumnos del Máster a desarrollar lo que llamamos ?medicina de extrema periferia?
en poblaciones, campos base u hospitales que estén por encima de los 2.000 metros de altitud.

miércoles, 5 de mayo de 2010

BLOQUEADOS EN SIKHA

Dicen que aún no ha llegado el monzón, pero lo parece. Esta mañana, el cielo era una catarata. Luego, ha amainado un poco, pero sin terminar de “escampar”. Así que estamos bloqueados por el diluvio en Sikha.
Esto parece un belén, con montañas, casitas, un porteador aquí, unas cabras allá, labradores, y todo lo demás. Paz, tranquilidad y sosiego, sólo rota y animada por los trekkers de todo el mundo que, como nosotros, hoy parecen haberse escondido refugiándose de las inclemencias del tiempo.
Himalaya significa “morada de las nieves”, con más de mil picos con altitudes superiores a los 6.100 metros. El centro de la cordillera está constituido por el macizo de los Annapurnas. Un trekking por esta región es mucho más que pasearse por montañas espectaculares. A medida que vas haciendo camino, te encuentras e interactúas con una gran variedad de personas y culturas. Te rodean las cálidas sonrisas, te asombran los sencillos estilos de vida, te percatas de lo poco que hace falta para vivir, recuerdas oficios de antaño, descubres tradiciones culturales y religiosas. Se puede, simplemente pasar por los caminos, o puedes dejarte empapar por cada una de las estampas del día a día de estos pueblos y montañas. Una cosa es mirar y otra ver.
Hoy tengo tiempo para hacer una copia de seguridad de los vídeos y fotos de este mes pasado en el disco duro. Lo cierto es que tenemos un testimonio gráfico impresionante. A la vuelta nos pondremos con el montaje del documental Medicina de Montaña en Aragón. Es todo un reto, en el que contamos con el apoyo del Servicio Aragonés de la Salud y la Universidad de Zaragoza. Preparamos también un artículo sobre el tratamiento de las congelaciones, para El Heraldo de Aragón, en las páginas de Un País de Montañas, recordando a los montañeros que lo más importante es el tratamiento sobre el terreno. De ellos depende que las secuelas sean las menos posibles.
Que como un día de reposo no viene mal, estamos aprovechando para poner nuestras ideas en orden planificando las próximas acciones, no alteradas, pero sí arrinconadas por los últimos acontecimientos que han ocupado todas nuestras fuerzas y nuestra mente.

FOTO 1: Cruzando el Khali Gandaki
FOTO 2: Construcción típica

martes, 4 de mayo de 2010

SIKHA

Hoy hemos emprendido viaje a pie hacia el Campo Base de la cara sur del Annapurna donde hay un lodge cuyas posibilidades como PS3A tenemos previsto estudiar. Podíamos haber intentado ahorrarnos algún pateo aprovechando las nuevas pistas abiertas en los últimos años, pero como hay una huelga general de todo el país y las carreteras están cortadas, no hemos tenido más remedio que utilizar “el coche de San
Fernando”: un ratito a pie y el otro andando.
Los 7 km que separan Tatopani de Shika, los hemos hecho en cinco horas que no es ningún récord, pero hemos llegado antes que muchos de los guiris que salían a la misma hora que nosotros. Han sido 800 metros de desnivel netos, aunque ya se sabe que Nepal es un continuo sube-baja y en el desnivel acumulado se engordan las cifras. A pesar de ser una jornada dura, por el calor reinante y los desniveles, no tiene nada que ver con la marcha de aproximación que hicimos por el Thulobugin Pass, ni siquiera con el trekking del año pasado hasta el Manaslu Base Camp a lo largo del Budhi Gandaki. El acondicionamiento del sendero, los desniveles, los servicios…, se nota que es el circuito más concurrido, es un trekking para ladies y turistas añosos. Eso sí, sin lujos ni extravagancias.
Los 36º a la sombra y 42º al sol que hemos tenido desde las 9 de la mañana, junto con el ejercicio continuado, han conseguido dejarme la tensión en 80/50. Así que, para recuperarme del “jamacuco”, no he tenido más remedio que tumbarme a la sombra con las piernas en alto, echarme media botella de agua mineral por encima y beberme la otra media, para asombro de Dona, nuestro Sirdar. Unos 15 minutos después hemos proseguido camino, sin más contratiempos, disfrutando de los caminos, los paisajes y gentes. Los pueblos están literalmente colgados de las laderas, entre terrazas en las que cultivan los cereales básicos. Hace poco que han recogido el trigo, estos días están dedicados mayormente a obtener (a palo limpio) y secar el grano; el maíz está ya de un palmo; las patatas engordando; y los arrozales inundados. A pesar de lo duro que es aquí el día a día, esta zona se ve mucho más desarrollada que la del Budhi Gandaki, donde casi no se ven turistas. A estas gentes las calificaría de “humildes”, en lo que a recursos y posibilidades se refiere; los que habitan el valle que conduce al Manaslu, son “pobres”, muchos de ellos incluso, “miserables”. Está claro aquí también, que las zonas de montaña despegan en su desarrollo gracias al turismo. De todas formas, como siempre he dicho, la economía de los territorios de montaña no debe sustentarse únicamente en el turismo, deben mantenerse las actividades tradicionales, que son las que mantienen el entorno, y buscar industrias alternativas no contaminantes, como el envasado y/o transformación de los productos propios (leche, frutos del bosque, setas y hongos, agua, etc.). Por aquí hemos visto hacer queso fresco de yak y poco más.
Calculamos que en unos seis días estaremos en el Annapurna South Base Camp.

FOTO 1: De Tatopani a Sikha
FOTO 2: Ghara(1.700 m)
FOTO 3: Con el trigo

lunes, 3 de mayo de 2010

DESPEDIDA EN TATOPANI


La verdad es que estamos cansados después de todo lo que hemos pasado.
Sobre todo psíquica, anímica y emocionalmente. Lo que nos pedía el
cuerpo era volvernos a España con el resto de los compañeros de expedición. Pero tenemos que hacer frente a la segunda parte de nuestro proyecto sanitario que, aunque menos vistosa que la primera, tiene muchísimo más calado y proyección de futuro. Y lo vamos a hacer porque es nuestro reto y porque, aunque sabemos tomarnos las cosas con el mayor sentido del humor, en la creencia absoluta de que ese sentido del humor es lo que más diferencia a las personas de los animales, hay algo en que somos absolutamente serios e intransigentes: todo aquello que afecta a nuestros enfermos o, como en este caso, a nuestros queridos montañeros a los que cariñosamente apodamos como “presuntos accidentados”. Quizás sea esto lo que ha chocado a algunos que han asumido con dificultad el cambio de humor y la seriedad con que hemos asumido todo lo relacionado con el accidente, en claro contraste con todo lo acontecido con anterioridad, incluidas las “carreretas feminatas ochomileras”, los especiales comportamientos de nuestros queridos chinos-coreanos, etc., etc. Con los enfermos, desde siempre, tolerancia a la chunga, cero. Somos profesionales vocacionales de la Medicina. A ver si todo el mundo lo tiene bien claro.
Ayer, nos recuperamos en Tatopani (literalmente: caliente-agua). Nos bañamos en las aguas termales, nos cambiamos de ropa e, incluso, conseguimos oler a limpio. Hoy por la mañana han llegado a Tatopani los sherpas y el personal de cocina que se había quedado recogiendo en el Campo Base. Para despedirnos, entregarles las propinas y los bonus de cima que nos habían dejado Carlos, Juanito y Javier, nos hemos permitido organizar una cena en el lodge en el que estamos alojados.
Alguno de ellos ha vuelto a nacer de nuevo en esta expedición y, eso, se nota. Así que, al final, cuando nos obsequiaron con sus músicas típicas, bailes y canciones, brotó espontáneamente la amistad y la afectividad, lo que nos llevó a lágrimas y abrazos. Estoy seguro de que ninguno olvidará fácilmente esta expedición, ni muchos menos, a Tolo.

Foto 1: Baños de Tatopani (42º)
Foto 2: Kancha, Dorje, JR, Sonam (detras), Dawa (delante), MA y Maila

domingo, 2 de mayo de 2010

DE PONTÍFICES Y PONTIFICACIONES

Ya hemos dejado el Campo Base. Estamos en Tatopani, a 1.190 metros de
altitud y un poco más tranquilos, después de la semana tan tremenda
que hemos tenido. Nos costará recuperarnos, porque el golpe ha sido
muy duro. No obstante, nos queda la satisfacción de pensar que, en un
principio, creíamos que íbamos a perder a todos nuestros compañeros,
incluidos los sherpas. Y, al final, sólo tenemos que lamentar la
pérdida de Tolo, cuya vida se nos ha escapado por los pelos. Creemos
sinceramente que el rescate realizado en el Annapurna marcará un hito
en la historia de los rescates himaláyicos, por su eficiencia, rapidez
y altitud. Lo que no nos sirve para devolver la vida a Tolo, pero al
menos nos consuela pensando que nunca se hizo nada tan rápido y
eficiente en estas montañas para lograrlo. Gracias. Nuestro más
sincero agradecimiento a todos los que han intervenido.
Respecto al proyecto sanitario que, con la ayuda incondicional del
Hospital Clínico Universitario de Zaragoza y el Servicio Aragonés de
la Salud (SALUD), estamos desarrollando aquí, creemos que la primera
parte está sobradamente cumplida. Hemos dado todo el apoyo necesario a
la expedición liderada por Carlos Pauner y a cuantos nos han
necesitado. A media mañana, lo que quedaba de nuestro grupo ha salido
hacia Kathmandú para poner rumbo a España con sus lesiones en
tratamiento , sus informes técnicos médicos redactados y todo el
papeleo legal necesario en marcha, para evitar que haya problemas con
la salida del país y las prestaciones de las compañías aseguradoras.
Me gustaría que los informes clínicos redactados por los profesionales
que estamos sobre el terreno y que hemos vivido directamente los
hechos, se respetasen, librándolos muy especialmente de comentarios
hechos por personas sin ningún tipo de cualificación sanitaria que, en
mi opinión, rayan el intrusismo profesional y, por tanto, son
intolerables. Profesionalmente, estamos satisfechos y creemos haber
actuado de la mejor y más eficaz forma posible. Hablen lo que hablen,
y digan lo que digan quienes, como siempre en nuestro país, se
permiten opinar sobre los más complejos temas médicos sin tener la
menor formación profesional ni la más mínima idea.
Estamos cansados, sobre todo de espíritu; pero, aunque consideramos
que la primera parte de la misión sanitaria está cumplida, tenemos que
continuar. Aún nos falta mover todos los temas relacionados con el
orfanato, el convenio con la fundación Pasang Lemu y las prácticas en
este país para los alumnos del Máster en Medicina de Montaña que, de
forma tan pionera como eficiente, se realiza en la Universidad de
Zaragoza, con el apoyo incondicional de todas las instituciones. Lo
vamos a hacer. Es nuestro deber y nuestro compromiso.
Es un momento de desánimo que afecta especialmente a la Dra. Nerín,
joven y poco ducha en estas cosas, a la que aún le falta asimilar por
completo que España es un país en el que todo el mundo pontifica sobre
los más complejos temas médicos, sin haber hecho siquiera un cursillo
de Primeros Auxilios; que los especialistas de la cabeza pontifican
sobre los pies, y viceversa; que el marujerío generalizado habla de la
?bomba de potasio y su papel en la contracción de la fibra muscular?,
como si se tratara de hacer huevos fritos con longaniza; que los
peliculeros cuentan historias médicas de auténtico terror y que,
desgraciadamente, el trabajo de los profesionales sanitarios se ve
complicado sobre manera con todas estas cosas. Máxime, cuando las
pontificaciones se hacen a miles de kilómetros de distancia,
cómodamente sentados en los restaurantes o en la barra del bar,
criticando las actuaciones de los sanitarios que estamos sobre el
terreno, y que somos los de siempre, porque los demás hablan mucho,
pero no actúan.
En fin, ?Khe garné? (?qué le vamos a hacer?, que dicen por aquí). En
cualquier caso, asumo que los programas de share y de mayor impacto en
nuestro país, sean los reality shows próximos a la prensa rosa y
tremendista, pero aquí no estamos hablando del ?chichi de la
Bernarda?, sino de algo muy serio. Y, ni moral, ni profesionalmente,
lo podemos consentir.
Para mí, que llevo cuarenta años dedicado a estos temas del rescate y
la asistencia a los accidentados en montaña, hace tiempo que todos los
montañeros se convirtieron en ?presuntos accidentados?. Y, sin
embargo, nunca se me ha ocurrido hacer comentarios distorsionados que
nada tienen que ver con la realidad. Me gustaría que, quienes se
permiten lanzar opiniones temerarias, meditasen antes de hacerlo,
sobre unos versos que ya Homero escribió en La Ilíaa en el siglo II
a.C.
Morir es el destino.
Y cuando llega la hora del hombre,
ni aún los dioses pueden ayudarle
por mucho que puedan quererlo.
Prof. Dr. JR Morandeira

sábado, 1 de mayo de 2010

SONAM, DAWA Y OTROS HÉROES DE LA MONTAÑA

A Dios gracias, han llegado Sonam y Dawa al Campo Base esta madrugada, sanos y salvos, con 30 kg cada uno y habiendo esquivado una avalancha mientras bajaban del C3 al C2, en el "cono" que ha sido la pesadilla
de todos los alpinistas. El jueves, después de rechazar ser evacuados en helicóptero, y a pesar de que Carlos, Juanito y Javier (por emisora) repitieron hasta la saciedad que abandonaran TODO para bajar sin peso lo más rápido y seguro posible, desmontaron el C4, cargando tiendas, equipo y material, y bajaron a dormir al C3. En el primer rápel perdieron la antena de la emisora, por eso no podíamos comunicar
con ellos (ni ellos con el CB). El viernes, a las 7:30 de la mañana salían de la repisa que hay encima
del cono, con todo el C4 y C3 en las espaldas. Colgados de las cuerdas, en el mismo cono, esquivaron una avalancha. Las dos noches anteriores había nevado, así que con más de 30 cm de nieve fresca, el
grandísimo riesgo de desprendimientos y avalanchas, y toda la carga,llegaron al C2. Allí recogieron todo, y organizaron un depósito, ya que no podían transportar más peso. En el CB no sabíamos nada de ellos desde la mañana del jueves.Pensando que habían dormido en el C3, esperábamos que llegaran entre la una y las dos del mediodía del viernes. En vista de que no aparecían, Javier Pérez y yo fuimos hasta el inicio del glaciar, con cámara y prismáticos para intentar verlos. Estuvimos una hora rastreando la vía, en la distancia, pero ni rastro. Eso sí, vimos caer cuatro avalanchas en distintos puntos. Cuando se nos echó la niebla
encima, poco antes del ocaso, nos volvimos. Aprovechamos para dejar una losa de piedra con el nombre de Tolo en el "Memorial a los muertos en el Annapurna" que hay en CB de los franceses. Eran las 6 de la
tarde. Abatidos por el recuerdo de Tolo y la terrible posibilidad de que nuestros sherpas tampoco volvieran, llegamos al CB. Seguíamos sin comunicar con Sonam y Dawa. Decidimos retrasar la partida prevista
para el día siguiente, hasta saber la suerte que habían corrido.Horia, Jorge Egocheaga y Martín Ramos saldrían a las 5 de la mañanahacia el C2 (y C3 si era necesario), para ver si había algún rastro de
ellos.
Nos acostamos tarde, con el ánimo totalmente abatido. Javier se quedóescribiendo un artículo para el periódico en el domo decomunicaciones. Sobre las 00:30 oí voces en nepalés y a Javier quegritaba "¡¡Han llegado los sherpas!!". Me calcé y salí tropezando dela tienda. Llené a Dawa de mocos y lágrimas, mientras lo abrazaba y le daba besos (no sé lo que debió pensar). Luego abracé y besé a Sonam.
No sé quién lloraba más de los dos. Sonam venía muy muy cansado ybastante afectado por la muerte de Tolo. Habían tardado 17 horas y media en bajar (y recoger) del C3 al CB; un recorrido que, encondiciones normales, se hace en 5 horas. Dawa se comió un plato delas pochas que había preparado Juanito para cenar, y luego otro deDal-Baht (arroz blanco con pure de lentejas). Sonam fue incapaz decomer nada, pero se bebió todo lo que le daba: té, zumo, agua caliente, y caldo. Le puse los pies a remojo. Lo suyo no eran congelaciones, más bien un pie de trinchera por las botas de plástico que llevaba. Dawa tenía la cara completamente quemada por el sol.
Hablé mucho con ellos, quise que me contaran de primera mano cómo habían pasado los dos últimos días. Su inglés es limitado, les cuesta expresarse y no es fácil entenderlos. Lo que puedo asegurar es que lamentan profundamente no haber podido ayudar a Tolo a sobrevivir al Annapurna. No voy a echar más leña al fuego transcribiendo sus comentarios, pero terminaré con una frase de Sonam: "En la montaña, somos todos una familia. Si no nos ayudamos, estamos muertos. Muchos sherpas han convertido la montaña en un negocio (business)". Y saben muy bien que, los únicos dispuestos a ir a buscarlos eran Horia, Jorge y Martín, porque los sherpas que había en el CB, pedían 400 euros por ir a echar un vistazo al C1.

Sonam Sherpa, 28 años. Solo Khumbu Village. Un hijo de 3 años y una
hija de 20 meses. Cima en el Cho Oyu en 2007, y en el Annapurna en 2010.


Dawa Sherpa, 52 años. Makalu Village. Dos hijos y dos hijas; 30 años
el mayor, 12 el pequeño.