El Grupo de Investigación “Salud y Seguridad en la Montaña” se creó con el fin de investigar en la prevención de los accidentes de montaña desde tres áreas íntimamente relacionadas en la persona en su interacción con el medio: Seguridad en la Montaña, Medicina de Montaña y Aspectos Psicológicos relacionados con la Montaña. Contacto: grupossm@gmail.com
Enlaces:

1- Power Point: JoséRamón_Morandeira-OmManiPadMeHum
https://www.dropbox.com/s/ea3t9re8fluo6ea/Jos%C3%A9Ram%C3%B3n_Morandeira-OmManiPadmeHum.pps?dl=0
Si no puede ver el archivo, enviar correo a grupossm@gmail.com

2- José Ramón Morandeira por Luis Masgrau Gómez, Presidente de la FAM

https://www.dropbox.com/s/eys7x1tff2j7s42/JRMorandeira_Heraldo_8-XI-2012.pdf?dl=0

EXPEDICIONES AL HIMALAYA DEL GRUPO SSM

Expedición Científica Aragonesa "Himalaya 2008"

http://expedicioncientificaaragonesa.blogspot.com.es/

Expedición "Manaslu 2009"

http://grupossm2009.blogspot.com.es/

lunes, 25 de marzo de 2013

SENDEROS DE SALUD

En un emotivo acto, organizado por la FEMAD y la SEMED, amigos y montañeros madrileños recordaron a José Ramón Morandeira el pasado 20 de marzo. Asistieron representantes del Consejo Superior de Deportes, de la Guardia Civil y la prensa especializada. Juan Antonio Carrascosa, médico y montañero, Premio Castelló Roca 1999 a la trayectoria en medicina de montaña, habló del trabajo de José Ramón, de su compromiso y su humanidad, pero reivindicó también la medicalización del rescate en montaña y la especialización de los sanitarios en los Cursos Universitarios de Especialización de Medicina de Urgencia en montaña (CUEMUM). Tras ver el cortometraje Un Hospital entre el cielo y la tierra, con el que todos nos emocionamos, el Dr. Carrascosa presentó el libro “Bien de Altura”, un libro solidario para conseguir fondos para la Fundación desde la que se impulsan interesantes proyectos con los montañeros discapacitados, una gran labor para la que están casi sin recursos. Edurne Pasabán dedicó unas entrañables palabras de ánimo y reconocimiento a los montañeros discapacitados, al trabajo de la FEMAD y a las iniciativas planteadas. Para terminar, habló con sentimiento y cariño de José Ramón, al que consideraba un buen amigo y del que siempre recibió entusiasmo y apoyo a su proyecto de los 14 ochomiles y a sus inquietudes. Los hermanos Carrascosa entregaron el Pingüino de Oro 2012 de la FEMAD a la alpinista española, primera mujer del mundo en subir los 14 ochomiles.
Más información: http://semed-femad.blogspot.com.es/

MA Nerín

miércoles, 20 de marzo de 2013

HEROÍNAS

Debe ser porque soy zaragozano, donde además de Excelsa Patrona, tenemos una nómina de heroínas encabezada por Agustina de Aragón, que no la tiene nadie. Así que las heroínas, nos impresionan barbaridad, mientras que a los héroes solemos recibirlos con un escéptico “mira tu lo que se habrá pensado ese; igual se cree que ha hecho algo importante”. Al parecer, aparte de tozudos, resulta que somos así: calzorricas con mujeres bravas, de brazos remangados y en jarras. Que le vamos a hacer. Será cosa de la genética, según algunos dicen. Algo contra lo que al parecer no se puede luchar, porque forma parte de nuestra extirpe. “Casa sin amo malo; casa sin dueña, no existe”. Eso dicen.
Bueno la cuestión es que esta primavera, me tocó pasarla en el Campo Base del Everest y el Lhotse, y como soy tan zaragozano, me quedé encandilado con tres heroínas españolas. Tenían que haber sido cuatro, para completar el póquer de ases; aunque a la cuarta, Marta Alejandre, la primera aragonesa en subir una montaña de 8.000 mts. de altura, se quedó en tierra porque se movieron los macho-men a tope para que no pudiera volar a Nepal, temerosos de que les hiciera sombra y los dejara en ridículo con sus capacidades. Así que, al final, solo fueron tres. ¡¡Pero que trío!!, miembros y miembras, tíos y tías, señoras y señores: Edurne Pasaban, Mª Antonia Nerín e Isabel García.
De Edurne Pasaban supongo que poco más puedo decirles, porque por sus hechos todo el mundo la conoce: ¡¡La primera mujer del mundo mundial en ascender a los 14 ochomiles!! Y qué mujer, señores: alta, guapa, eficiente, gran alpinista, culta, solidaria, magnífica y cumplidora líder, a la que se ha intentado salpicar con miserias que para nada merece. No se lo crean y admírenla como hago yo, al tiempo que cultivo su amistad aún a riesgo de que las lenguas torticeras y arpías de siempre, vayan diciendo que la defiendo de tal manera que “parece mi novia”. ¡Anda ya, hombre!
Mª Antonia Nerín es una médico aragonesa, montañesa de Chía (Ball de Benás), especialista en Medicina del Deporte por la Universidad de Toulouse (Francia) y Máster en Medicina de Urgencia en Montaña por la de Zaragoza, que actualmente dirige dicho Master y asume con efectividad, eficacia y eficiencicia los aspectos sanitarios de las expediciones. Madre amorosa en los mejores años de su vida, es referencia mundial en medicina de Montaña, y motivo de orgullo y satisfacción para aragoneses y españoles y, cómo no, para mi. Bien parecida, montañera y montañesa con grandes capacidades, no podía dejar de atraer la atención de los macho-men que, “mireusté”, le sacuden porque ella no traga con sus estupideces. ¡Qué cosa es la envidia, oye!
Isabel García, Isa para los amigos, es una funcionaria burgalesa que subió y bajó del Lhotse por su propio pie y sin oxígeno en compañía de su marido Robert. Al que cuando se agotó y no podía dar un paso más, ciego por la oftalmía de las nieves, todos abandonaron a su suerte. Menos Isa, claro, que se quedó con él para ayudarle aun a costa de perder la vida y perdiendo por congelación un par de dedos. ¿Y saben lo que contaron sus heroicos y abandonantes compañeros? Pues que estaba loca por hacerlo. Claro que ella, lo que me dijo a mi cuando llegó a mis manos y cuidados, es que lo había hecho por amor y porque era su deber de solidaridad montañera con su compañero. Y no está loca, que según dicen los psicólogos que a consecuencia de este drama les han proporcionado su apoyo, es una mujer extraordinariamente cuerda, sensible, inteligente y valerosa, a la que Robert sabe que le debe la vida en sentido estricto. Aunque llore de vez en cuando, porque para eso es fémina, claro. Comparen ustedes su comportamiento con el del resto de sus compañeros y ya me dirán lo que piensan al respecto.
En fin, no sigo. Puede que sea algo feminata o que, como les decía al principio, mi querencia hacia las heroínas como buen zaragozano, me haga admirarlas en exceso. Aunque no creo. En cualquier caso, les aseguro que son tres señoras a las que uno puede llamar señoras, sin miedo a que le de un ataque de risa al hacerlo.

JR Morandeira
Junio de 2011

sábado, 16 de marzo de 2013

HOMENAJE EN MADRID

La SEMED (Sociedad Española de Montañismo y Escalada para Discapacitados) y la FEMAD (Fundación Española de Deporte Adaptado y Montañismo) organizan el próximo día 20 de marzo un homenaje a José Ramón Morandeira en Madrid (http://semed-femad.blogspot.com.es/). Estas asociaciones tienen la finalidad de facilitar el conocimiento y desarrollo deportivo de las personas discapacitadas en todos los aspectos relacionados con la naturaleza, el montañismo y la escalada a través de la formación la enseñanza, la difusión la investigación medico deportiva y la cooperación de los profesionales y entidades, con el objetivo de lograr su plena integración y rehabilitación.
José Ramón era un gran admirador de su labor y le unía verdadera amistad con los hermanos Carrascosa, además de un profundo reconocimiento a su trabajo con los discapacitados en la montaña. Cuando José Ramón presentó en 2010 la candidatura de Juan Antonio Carrascosa para el Premio Castelló Roca de Medicina de Montaña de la Sociedad Española de Medicina y Auxilio en Montaña-SEMAM (www.semamweb.com), escribió:
Hacer un curriculum médico-montañero completo del Dr. JA Carrascosa, sería prolijo. Pero no albergo la menor duda de que, con arreglo a criterios internacionalmente aceptados, es con mucho el mejor de un médico español al que aún no se haya entregado el Premio Castelló Roca. Aparte de sus logros en España, el Dr. Carrascosa ha participado en más de veinte expediciones a montañas de todas las cordilleras del mundo, y ha sido Presidente de la SEMAM en dos ocasiones, organizando con notable éxito otros tantos de sus Congresos. Pero, sobre todo, es considerado en todo el mundo como el gran referente en promocionar y facilitar con total garantía el acceso de minusválidos y discapacitados al disfrute de los deportes de montaña con un enorme beneficio en todos los órdenes para ellos. Acción esta última que por sí sola, entiendo justificaría con todo merecimiento la adjudicación del Premio A Castelló Roca al Dr. Carrascosa por sus éxitos, dedicación, y altruismo.
Edurne Pasabán participará en el acto y recibirá el Pingüino de Oro 2012 de la SEMED. A la vuelta de Madrid, colgaremos en este blog un texto que escribió José Ramón sobre las ‘chicas’ españolas que estuvimos en el Campo Base del Everest en 2011, que no llegamos a publicar en su momento, para que sea evidente el buen concepto que tenía José Ramón de Edurne y lo que apoyaría la concesión de este premio.

JR Morandeira y MA Nerín
25 julio 2010 y 15 marzo 2013

miércoles, 13 de marzo de 2013

PRESENTACIÓN "Un Hospital entre el Cielo y la Tierra"

Entre los minutos 13'40" y 16'08" del siguiente enlace puede verse el resumen emitido, el 12 de marzo de 2013, por TVE Aragón.

A continuación, artículo publicado por Heraldo de Aragón el 12 de marzo de 2013
Entrevista a Mª Antonia Nerín y Sergio de Uña en TEA FM-Entremixtas 11/03/2013

jueves, 7 de marzo de 2013

UN HOSPITAL ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

¿Por qué dos profesores universitarios arriesgan su vida, viajan lejos de su familia y prescinden de lo material para montar un hospital en Nepal, y allí salvar vidas?

Esta es la pregunta que vertebra la historia de UN HOSPITAL ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA. Para encontrar una respuesta nos adentraremos en un viaje geográfico, pero también emocional. Un viaje desde el pirineo aragonés al Lhotse, del valle de Benasque al valle del Khumbu; pero, además, un viaje de ilusión y de amor a la montaña.
http://unhospitalentreelcieloylatierra.com/lapelicula.php
El documental “Un hospital entre el cielo y la tierra” está articulado alrededor de la larga experiencia de Aragón como tierra pionera y referente en todo lo relacionado con la asistencia a los enfermos y accidentados en montaña. Una experiencia que arranca hace siglos, ya que Aragón creó, desde sus inicios como Reino, toda una infraestructura asistencial y de rescate, para atender a quienes recorrían sus caminos. Ese era sin duda el objetivo de Ramiro I (1035-1063), primer rey de Aragón, y de su hijo y sucesor Sancho Ramírez, al encomendar a las Órdenes Militares del Hospital de los Pobres (Hospitalarios) y del Templo de Salomón (Templarios) de Jerusalén, una especie de Guardia Civil de su tiempo, la seguridad, en el más amplio sentido, de los caminos de su Reino. Era Aragón un territorio vertebrado por la cordillera pirenaica y no por el río Ebro, como ocurre ahora. Así que no es de extrañar que los hospitalarios, se dedicasen a construir una serie de Hospitales y Hospicios (entendidos tanto en el sentido de atender enfermos y accidentados como en el más elemental de hospiciar u hospedar), a uno y otro lado de los grandes puertos de montaña (a una jornada de marcha) por los que atravesaban los principales caminos y vías de comunicación del Reino. Pero los usos de la montaña cambiaron y con la llegada del montañismo como actividad lúdica, las gentes ya no se limitaron a atravesar la cordillera pirenaica por los caminos establecidos durante siglos para actividades comerciales, militares, de peregrinaje o simple tránsito, sino que se internaron en las montañas ansiosas por subirlas. La explotación masiva del turismo y los deportes de montaña, hizo necesaria la profesionalización y adecuación de los equipos de rescate, medicalizando tanto a ellos, como a los refugios y otras instalaciones de montaña. Es a una nueva “Orden militar”, la Guardia Civil, la encargada -como mil años antes lo fueron “los hospitalarios”- de la seguridad de los caminos de su territorio. Su doble misión como rescatadores y policía judicial, pronto se manifestó fundamental en estos menesteres, llegando en pocos años a ser considerados como uno de los mejores servicios de rescate en montaña del mundo.
Faltaba la medicalización y para ello, era preciso formar a médicos y enfermeros adecuadamente, para que fuesen capaces de acompañar con garantías a los equipos de rescate. Nacieron así, en un esfuerzo solidario y conjunto de todas las instituciones implicadas (Gobierno de Aragón, Guardia Civil, Universidad de Zaragoza y Federaciones Española y Aragonesa de montañismo), los Cursos Universitarios de Especialización en Medicina de Urgencia en Montaña (CUEMUM) y el Master en Medicina de Montaña que de él deriva, en el que desde hace 17 años, se forman los profesionales sanitarios que medicalizan el rescate en montaña no solo en Aragón (a través del grupo de montaña del 061), sino en toda España y otros lugares del mundo.
Este es el que se llama “el modelo aragonés de rescate en montaña”, que se quiere exportar a otras Comunidades Autónomas españolas y a Nepal, otro País de Montañas, a través de la Fundación Pasang Lhamu del citado país.
Las antiguas Clínicas de la Facultad de Medicina de Zaragoza vieron nacer, a finales de los años 60 del siglo XX, un grupo especializado en la patología de la montaña que, andando el tiempo, jugaría un papel protagonista a nivel mundial. Don Ricardo Lozano Blesa, Catedrático de Cirugía de la Facultad de Medicina de Zaragoza entre 1953 y 1976 era, además de un magnífico cirujano y Jefe de Servicio de la especialidad en aquellas clínicas, un gran aficionado a la montaña. Esta afición que compartía con otros miembros de su familia, quizás por aquello de que “en Aragón, el que no es montañés es montañero”, le llevó a ser uno de los socios fundadores del Club Montañeros de Aragón en el año 1929, primer Club de Montaña creado en Aragón, al objeto de facilitar y propagar el conocimiento y estudio exacto de las montañas aragonesas, procurando el fomento y desarrollo de la afición a la montaña y sus deportes. No es de extrañar que en este contexto, Don Ricardo se esforzase por estimular entre sus jóvenes colaboradores la inquietud por la entonces incipiente medicina de montaña. Algo que caló especialmente en el Dr. JR Morandeira, entonces un joven médico y montañero, que asumió ya en aquellas Clínicas de la Facultad de Medicina la preparación de los aspectos médicos de las primeras salidas organizadas (entonces expediciones) de los aragoneses a montañas extraeuropeas (Atlas-68, Hoggar-70, Taurus-74, Huandoy-77).
Las inquietudes de Don Ricardo en el campo de la medicina, le llevaron a conseguir, durante su etapa de Rector accidental en 1972, la construcción en Zaragoza de un nuevo Hospital Clínico de mil camas, en sustitución de las obsoletas “Clínicas” de la Facultad. Este Hospital, que hoy ostenta merecidamente su nombre, fue inaugurado en 1975 y asumió desde el primer momento las inquietudes ya citadas en medicina de montaña. Así, los miembros de la primera expedición aragonesa al Himalaya (Baruntse-80), fueron examinados contando con los mejores medios de la época, antes y después de la expedición, en el nuevo Hospital Clínico Universitario, que asumió también su medicalización sobre el terreno. La expedición fue todo un éxito. Se abrió una nueva vía de ascensión en aquella montaña -Arista de los aragoneses- y se marcó el camino de la importante actividad lograda por los aragoneses en el Himalaya durante estas tres últimas décadas (1981-2011). Desde entonces, el montañismo aragonés ha contado con el apoyo técnico y profesional, así como de material sanitario, del Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”, muy intensificado en las dos últimas décadas en los aspectos preventivos, formativos y asistenciales.
El prestigio conseguido en este campo por el Hospital Clínico, ha rebasado nuestras fronteras, llevándolo a ser considerado como “hospital de referencia” en todo el Estado Español, Europa y Sudamérica para el tratamiento de las congelaciones, patología de la que cuenta con más de cuatrocientos casos. Los facultativos del equipo multidisciplinar que atienden a los alpinistas son autores de decenas de publicaciones al respecto, tanto nacionales como extranjeras destacando, entre otras, sus aportaciones al empleo de la RMN para el control de las alteraciones producidas en el cerebro humano por la exposición repetida a la hipoxia de la gran altitud, el empleo de la gammagrafía isotópica para el diagnóstico precoz de las congelaciones, o las técnicas de reconstrucción de la mano tras las amputaciones consecuencia de las congelaciones. Además, se ha realizado el estudio y control médico de más de una veintena de expediciones a las montañas más altas del mundo, entre los que se incluyen casos tan singulares y específicos como la estancia de Fernando Garrido en la cima del Aconcagua para batir el récord mundial de permanencia en altura. Todo lo cual ha sido motivo, además de las publicaciones, de la celebración de varios Congresos Nacionales específicos sobre Medicina de Montaña, de uno internacional y de la única reunión celebrada en España por la Comisión Internacional de Socorro Alpino (CISA-IKAR), máxima autoridad mundial en todo lo relativo a la asistencia a los accidentados en montaña. Profesionales de los servicios implicados del HCU en el seguimiento de los alpinistas, junto con otros expertos forman parte del Grupo de Investigación Salud y Seguridad en la Montaña, reconocido por el Gobierno de Aragón en 2008, de carácter multidisciplinar, pionero en España, con capacidad para abarcar, desde el ámbito de la Investigación Científica, la Aplicación Práctica y la Formación, los aspectos físicos, psíquicos, deportivos, asistenciales, de prevención y formación, seguridad y riesgo, y alto rendimiento de los usuarios de la montaña.
El Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, consciente de la importantísima labor formadora que como Hospital Universitario tiene asignada, ha completado la divulgación de sus hallazgos asistenciales y de investigación con la formación de especialistas en la materia, de los que se beneficia el resto de España. Los profesionales de los servicios que colaboran en estas tareas participan también como profesores en el Máster en Medicina de Montaña y de la Extrema Periferia, Estudio Propio de la Universidad de Zaragoza, transfiriendo a los alumnos los avances y conocimientos adquiridos. Este Máster está reconocido como de interés estratégico para la Comunidad Autónoma.
Durante 2011, se rodaron las imágenes en Astún y Nepal, con equipos de cinematografía digital con una resolución de 4,5K (más de 4 veces el HD) y audio estereofónico de sonido ambiente directo. Equipos tecnológicos y humanos de Aragón que se probaron por primera vez en las condiciones extremas del Himalaya del Nepal. Se rodaron más de 35 horas con tecnología RedOne, para montar una película de hora y veinte minutos. Por cuestiones de financiación, de momento, sólo se ha podido hacer un cortometraje de 18 minutos, con entidad propia, pero que a su vez es un avance de la película-documental cuya edición y producción está a la espera de un patrocinador. Es obra del director y realizador aragonés Javier Calvo y del director de fotografía Sergio de Uña, a partir de una idea de José Ramón Morandeira y Mª Antonia Nerín. Se ha financiado desde los CUEMUM (Cursos Universitarios de Especialización en Medicina de Urgencia en Montaña) de la Universidad de Zaragoza y con el patrocinio del Departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, que ha apoyado con 15.000 euros esta iniciativa a través del Instituto Aragonés de Fomento (IAF).
En el documental participan alpinistas españoles de prestigio internacional (Edurne Pasabán, Juanito Oiarzabal, Carlos Soria, entre otros), médicos aragoneses, rescatadores y nativos sherpas que exponen su visión personal sobre la montaña, los montañeses y el montañismo.

JR Morandeira y MA Nerín

El Consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón y presidente del IAF, Arturo Aliaga, presentará el cortometraje el lunes 11 a las 11 de la mañana en el Centro de Tecnologías Avanzadas del Gobierno de Aragón. El acto será también un homenaje al recientemente fallecido José Ramón Morandeira. Habrá una segunda proyección el mismo lunes 11 a las 19 horas.

lunes, 4 de marzo de 2013

Y VAN CUATRO

Son ya cuatro meses sin José Ramón. La tónica de estos 120 días ha sido de mucha soledad, profunda pena, ríos de lágrimas y lucha sin cuartel en demasiados frentes para las fuerzas que me acompañan. Probablemente haya salvado el Máster -aunque tardemos unos meses en empezar-, pero estoy gravemente touchée y difícilmente me recuperaré. Quizás por aquello de “yo soy yo y mis circunstancias” que decía Ortega y Gasset, y que JR adaptó como “yo soy yo y quienes me habitan”. Pues a mi, hasta que me muera, me habita José Ramón Morandeira.
En enero, el día del aniversario de su muerte (¿casualidad?), La Oreja de Van Gogh estrenaba la canción de “Otra vez me has sacado a bailar”. Como andaba por la Antártida sin conexión con el mundanal ruido, no la oí hasta estar de regreso en Zaragoza y poner la radio. Me sobrecogió la letra porque está como “hecha a medida” para explicar nuestra historia:

Tú serás el tiempo y el lugar 
de un verano nada peculiar 

En pleno amanecer de mi desilusión 

Tú me pellizcaste el corazón 

Como imaginar que ibas a curar mis penas 



Y el amor ronda desde entonces por mi habitación 

Una golondrina ha vuelto a mi balcón 

Otra vez la vida me ha sacado a bailar 

y quiero bailar 

Poco a poco tú 
vienes sólo a verme si me miras tú 

He vuelto a ponerme mi vestido azul 

Y mi boca sólo habla de ti 

Se muere por ti 



Tú serás esa debilidad que me atrape cada anochecer 

Tu risa a contraluz 

Mis dos copas de más 

Y probé tus labios por probar 

Como imaginar que ibas a curar mis penas 



Y el amor ronda desde entonces por mi habitación 

Una golondrina ha vuelto a mi balcón 

Otra vez la vida me ha sacado a bailar 
y quiero bailar 

Poco a poco tú 
vienes sólo a verme si me miras tú 

He vuelto a ponerme mi vestido azul 

Y mi boca sólo habla de ti 

Se muere por ti 



Mi soledad se derritió entre tus dedos 

Ven a deshojar la madrugada y a ser feliz 

Sin miedo 



El amor ronda desde entonces por mi habitación 

Una golondrina ha vuelto a mi balcón 

Otra vez la vida me ha sacado a bailar 

Y quiero bailar 

Poco a poco tú 
vienes sólo a verme si me miras tú 

He vuelto a ponerme mi vestido azul 

Y mi boca sólo habla de ti 

Se muere por.. 

Y el amor... 

Nanananana... 

A mi balcón... 



Se muere por ti 

Me muero por verte 

Se muere por mí

Se puede decir que “bailamos” en todo tipo de pistas, los más variados estilos, en muchos espectáculos, mucho tiempo, al son de músicas que nunca hubiéramos pensado poder bailar… me pellizcó el corazón, curamos nuestras penas, nos ilusionamos juntos, me moría por él y él se moría por mi… Le faltó poder gritarlo a los cuatro vientos, que era lo que más deseaba –aunque los amigos más próximos sí que estaban al corriente-. Por eso, el día de su funeral hice público el amor que compartíamos, porque así lo quería hacer José Ramón y porque fue la razón de su vida en sus últimos tiempos. Tristemente, la noche del 3 al 4 de noviembre se acababa el baile de repente y la golondrina dejaba nuestro balcón. Cierto que ni él era perfecto, ni lo soy yo; tuvimos que esforzarnos para coger el mismo paso. Nos conocíamos hacía casi veinte años; precisamente porque éramos muy conscientes de nuestros variopintos defectos y nos queríamos “a pesar de ellos”, el amor cuajó. Sin avisar. Nos cogió por sorpresa. Pero vivir es explorar las oportunidades que nos da la vida. Valió la pena. Y, por suerte, el amor verdadero trasciende la muerte. Cierto es que no lo veremos más, no nos contará historias, no nos mirará a los ojos, no nos besará, ni nos abrazará, pero si lo llevamos en el corazón, podemos decirle muchas cosas y sentirlo con nosotros. No consiste en rodearse de cosas, que no llenan los vacíos y acaban asfixiando. Personalmente, lo que me llena el alma y el corazón, lo que me sirve para “seguir adelante con fe inquebrantable en el futuro” es la nana que me recitaba cuando estaba en la UVI del Clínico ingresada, aquel amanecer en Pokhara viendo el Manaslu, el Dhaulagiri y el Annapurna, el olor de la montaña en la última excursión –cuando fuimos a Bachimaña-, o las bromas que hicimos escogiendo una Bergsteiger Frau en Oberammergau, la emoción con la que me enseñó el Machhapuchhare por primera vez, las tardes de chimenea, las discusiones inteligentes mientras hacíamos kilómetros en coche, los tentempiés de jamón de Teruel en Calamocha, cómo hacía los ramos de rosas y margaritas en el jardín de Chía, su entrega en la consulta de Samagaon, los comentarios a los artículos de Pérez Reverte, ese fin de año en Albarracín, los cafés en el j-35, la noche en el Annapurna cuando casi se me muere de edema cerebral, la luz de Santiago de Compostela cuando nos hicimos aquella foto, sus penas de los últimos meses, las conferencias que dábamos al estilo “Jota de picadillo”, sus preciosos ojos en los míos, las poesías que me escribió… tantos y tantos detalles que son lo que lo hacían tan especial, extraordinario, único e irrepetible. Por todo esto sé que “él me habita” y que lo que compartimos fue “amor verdadero”.

MA Nerín
3-4 de marzo de 2013

domingo, 3 de marzo de 2013

DE ARAGÓN AL MUNDO


Entrevista sobre el Proyecto Antártida en Tierra de Aventuras, un programa de Aragón Radio (entre los minutos 31:50 y 45:15) del pasado sábado 23 de febrero, ya disponible en la web:
http://www.aragonradio2.com/radio?reproducir=74584
Me contaba Clara anoche:
Hola!!! Por fin consigo conectar el ordenador!!! Acabo de entrar en el hotel de estar todo el día por ahí. No he conseguido cambiar los billetes, está todo lleno, así que mañana sábado me voy a las 6 de la mañana ¡¡¡¡a las torres del Paine!!!! Yo solica. He ido al super, me he comprado mi comidica... y ale, ahí que me voy mañana. El domingo aprovecharé para descansar y terminar de comprar regalitos y a las 4 de la mañana del lunes me recogen para ir al aeropuerto.
¡¡En Punta Arenas genial!! Ayer por la noche me reí mucho. Hoy no he visto a casi nadie. He comprado cosillas y demás. La reincorporación a la vida está llena de sensaciones curiosas y más bien agradables. Los coches, las calles, que te pregunten en un bar qué quieres tomar y pagarlo, miles de caras desconocidas por la calle... la verdad que son sensaciones que no tienes de normal, por lo acostumbrado que está uno. Todavía sigo algo fuera de onda y no termino de engancharme al carro social, aunque mi whatsapp va ya al 100%... su dueña no está todavía para manejarlo demasiado, ¡¡¡ necesito un periodo de adaptación!!!

C Morandeira y MA Nerín
2 de marzo de 2013

viernes, 1 de marzo de 2013

DE NUEVO, LA CIVILIZACIÓN

¡¡¡¡¡¡Estamos en Punta Arenas!!!!!! pero no consigo conectar mi ordenador al wifi!!!! Llegamos anoche a las once, ¡¡¡¡qué sensación cuando pisé suelo en Punta Arenas!!!! ¡¡Cómo volver al mundo real!!
Ayer jueves esperábamos una ventana entre las 2 y las 4 de la tarde. Por la mañana, un grupo hemos ido caminando hasta el "pueblo" de Rey Jorge, donde está la base Rusa, las chilenas... La tiendilla donde venden cosas no han podido abrírnosla, qué pena. Hemos entrado en la base rusa, donde están alojados los búlgaros. Nos hemos reído. Se me ha olvidado el pasaporte para sellarlo en la base rusa!!! jo.... Hemos subido a la Iglesia, muy chula. Súper-decorada y con de todo colgado por las paredes. Parecía que volábamos a primera hora de la tarde y se llevaron en zodiac las maletas, porque a las 3 salía el primer grupo al aeropuerto y a las 4 el otro grupo, pero... el avión seguía en Punta Arenas a las seis de la tarde!!! Así que de nuevo todos en el comedor a la espera de noticias.
Mientras esperábamos, estuve un rato con el médico, un chico intensivista de 31 años muy majo. La gente empezaba a estar un poco aburrida, había niebla y la espera se hacía un poco pesada; más aún cuando tienes ganas de hotel, de civilización... aunque hemos estado muy cuidados. Por fin, antes de las ocho, nos movilizaron a todos para ir al aeropuerto!!!!!

C Morandeira
1 de marzo de 2013